1000 Viviendas

Mariano Alonso, Ludmila Crippa

Ícono

La propuesta se establece en un área de la ciudad que ha sido relegada en su desarrollo urbano en la primera mitad del siglo XX, y ha sido laboratorio de proyectos de ciudad que no han prosperado durante las últimas décadas del siglo pasado. El escenario actual es una zona degradada, de baja densidad habitacional, áreas verdes poco cualificadas, con mucho potencial latente en proceso de transformación por distintos planes actuales.
El llamado a concurso de vivienda social en un área de emergencia habitacional es un desafío que pone en juego muchos actores y disciplinas para garantizar su éxito. Pensar la vivienda social implica un pasaje hacia la inclusión y la construcción de ciudadanía de sus habitantes, y el proyecto de arquitectura debe promover las condiciones iniciales para que esto sea posible.
Desde nuestra disciplina, pensar una manzana es hacer ciudad, y el éxito no estará garantizado por el tamaño del proyecto, sino por como este calibre sus condiciones específicas: escala, usos, apropiación, accesibilidad, sostenibilidad económica, social y ambiental, etc.
Situar un proyecto en el territorio es como arrojar una piedra en el agua, una acción que desencadena una secuencia múltiple y dual de afectaciones entre este y su entorno.
Nuestro proyecto pretende alojar la complejidad de la ciudad, condensando en su carácter unitario y de imagen contundente, las variaciones de la ciudad espontanea (diversidad de escala, tejido, usos).

Alonso&Crippa

Contexto

El plan urbano del sector define una pieza de transición entre la cuadricula regular de Buenos Aires (100×100) y el tejido disgregado de los barrios informales y de los conjuntos de vivienda social existentes.
Durante el siglo pasado el proyecto Moderno apunto hacia las operaciones de gran escala en la Ciudad desregulando las lógicas históricas de relación entre el objeto y su territorio; que se tradujo en un distanciamiento entre el hombre y el lugar, impactando sobre el concepto comunidad-urbanidad.
MICRO-MANZANA
Entendemos que la acción en un territorio tan complejo debe ser capaz de calibrar esta relación, construyendo lugares de carácter publico-social, que promuevan la apropiación de sus habitantes.
En un juego dialectico con la megalomanía moderna, queremos pensar nuestra propuesta como su signo opuesto, pensar lo pequeño con sus capacidades inherentes (conformación de comunidades, apropiación de los usuarios, sentido de pertenencia, escala graduada entre público-privado, etc) como motor de arranque de un sistema reproducible y extensivo.
Dado un volumen máximo edificable y una densidad de viviendas definida, la primera acción es la de construir micro-manzanas; conjuntos de mediana escala, reconocibles a distancia y capaces de generar identificación por sus habitantes.
La siguiente acción responde al sentido de unidad, construyendo una envolvente continua en los niveles inferiores que permite entender al conjunto como un tejido propio de la Ciudad Buenos Aires; reconstruyendo la línea oficial, con intervalos y variaciones en altura que enriquecen a la visión general del proyecto.


Materia

Una serie de operaciones de sustracción sobre el volumen articulan el pasaje entre la escala de la ciudad, la escala del conjunto y la de lo domestico.
En la primera regulando el tamaño de los patios públicos, garantizando el confort de las viviendas (ventilación, asoleamiento) y permitiendo visuales extendidas.
La segunda operación define los centros de las micro-manzanas que alojan las circulaciones verticales a través de patios de acceso abiertos, permitiendo el ingreso de la luz natural en las circulaciones públicas.
A escala de la unidad las expansiones conforman vacíos que actúan como separación (buffer) entre viviendas, a la vez que cualifican espacialmente a las circulaciones públicas (luz, aire, visuales).


Sistema

El proyecto establece una conexión continua entre la unidad y el conjunto, o entre lo único y lo múltiple, poniendo especial atención a la definición de las formas de habitar y a sus espacios intermedios.


Vínculos

Todas las viviendas se organizan agrupando los espacios de uso (1era categoría) hacia el perímetro y los espacios de servicio sobre las circulaciones, maximizando la ventilación e iluminación natural de los ambientes, y reduciendo los recorridos horizontales de instalaciones.
El conjunto cuenta con 184 unidades de distintos tamaños y tipos, resueltas con un sistema repetible, simplificando y haciendo más eficiente su construcción.
Se sintetiza en 3 organizaciones básicas: perimetral, esquina y dúplex que varían de acuerdo a la cantidad de ambientes, desplegándose en un total de 7 unidades tipo.
Las viviendas son flexibles por su configuración, posibilitando cambios en el tiempo según los requerimientos de sus ocupantes.


Investigación

En los niveles inferiores (PB / 1ero / 2do piso) las viviendas son de una solo planta y se disponen en doble crujía, hacia el exterior o hacia los patios públicos interiores, que por su tamaño y conformación garantizan un alto grado de confort en cuanto a orientación, ventilación cruzada, visuales y expansiones propias.
En los niveles superiores (3er/4to piso) se modifica la lógica de ocupación al independizarse las 8 micromanzanas. Las viviendas en dúplex se compactan y agrupan en torno a un patio de acceso, disponiéndose todas sobre el perímetro.

Practicas Profesionales

Ficha Técnica

Sustentabilidad física y social

Mariano Alonso, Ludmila Crippa

Alonso&Crippa

Flavio Becerro, Joaquin Berdes, Pablo Galicer, Camila Del Vecchio, Mariana M. Gibbs

Villa Soldati, CABA, Argentina

2016

11500