Bodega Garzón

Eliana Bormida

Ícono

La potencialidad icónica se manifiesta de distintas maneras, según sea el sistema comunicacional dentro del cual se perciba la obra: como hecho arquitectónico, paisajístico, turístico, enológico, o de manera integral.
Desde la ruta, en medio de colinas con viñedos, la bodega muestra su larga volumetría articulada, geométrica y simple. La estrategia de descomponer el total de superficies en un encadenado de piezas distintas permite conseguir una escala en relación armónica con el paisaje. La obra aparece como un ícono paisajístico, que subordina el mensaje arquitectónico al de la agricultura y la naturaleza.
Debido a su extensión y a la variedad de funciones, una percepción más próxima de la obra ofrece muy diferentes imágenes icónicas, según el sector que se visite. Una recta sobre el espejo de agua, que antecede y atraviesa el edificio de turismo, busca “despegar” la arquitectura del paisaje natural, para definirla como una experiencia en sí misma.
Desde el punto de vista enológico, el ícono dominante en la obra es esta imagen de la nave de hormigón armado, cuyo diseño se ha subordinado al ordenamiento de los tanques de fermentación de última generación y a los sistemas de tuberías que los sirven.

Bodega Garzón

Contexto

Garzón es un lugar de suaves colinas cubiertas por un monte natural frondoso, salpicado con palmares. En esta topografía emergen inmensas rocas aplanadas por la erosión, que pertenecen al Escudo de Brasilia, una de las formaciones geológicas más antiguas del planeta. El contexto natural ha sido puesto en valor por el proyecto, que lo toma como su principal factor identitario.
La bodega ha sido concebida de acuerdo al paradigma contemporáneo, que sostiene que un buen vino nace en la tierra, con uvas de calidad derivadas de buenas prácticas agrícolas, y se define en bodega, con una enología de alto nivel. Este concepto lleva a desarrollar una arquitectura que pone en valor el paisaje, como experiencia sensorial y como didáctica del producto.
Las 240 Has de viñas tienen un trazado orgánico, definido por paños que se adaptan a las características del terroir. Entre ellos se conservan generosas superficies de monte nativo, de acuerdo a las normativas del país y a la visión empresarial de desarrollar un proyecto sostenible con el medio ambiente.
El proyecto arquitectónico evolucionó en función de interpretar las ondulaciones del terreno, buscando las condiciones más favorables para implantar sus dos áreas constitutivas.
En la parte industrial han primado las condiciones de fácil accesibilidad de vehículos para provisión de insumos, expedición de producto terminado, movimientos de personal y servicios, etc. Las naves de la bodega están semi enterradas en una depresión natural, lo cual ayuda al control de las temperaturas interiores, al tiempo que se neutraliza la dimensión de su volumetría, haciéndola más compatible con la totalidad del edificio.
Para las áreas de sociabilidad se ha buscado la riqueza de los recorridos paisajístico – arquitectónicos de los visitantes, en cuanto a secuencia de experiencias sensoriales, que tienen lugar tanto en ámbitos subterráneos como a nivel de suelo y en cotas más altas, con vistas panorámicas.
El conjunto tiene una forma lineal y articulada, que se hunde en las cotas bajas en su parte bodeguera y en la zona turística se alarga sobre un balcón natural, mirando a los viñedos desde lo alto.

Bodega Garzón

Materia

La obra tiene una fuerte expresión matérica, definida en general por el hormigón a la vista y la piedra del lugar, complementados con acero, vidrio oscuro y madera para las áreas sociales.
Los espacios más significativos se encuentran en la circulación de los visitantes por las cavas de conservación del vino. Esta suerte de hall – corredor subterráneo confiere un gran valor identitario a la bodega, porque ha sido definido por el perfil natural de las rocas, que conforman uno de sus lados.
Este espacio tiene un gran valor sensorial por el manejo de la luz y la sombra, las texturas y la humedad que exuda la masa rocosa. Este factor fue beneficioso para las condiciones higrotérmicas de las cavas y requirió de un atento estudio de drenaje, aprovechado como tema de diseño.

El relevamiento del subsuelo rocoso fue difícil y no se contó con datos suficientes a la hora del proyecto; por eso la definición final de estos espacios se postergó hasta la etapa de obra, adaptándose al hueco que se formaba al extraer la tierra. El resultado fue un ámbito de forma orgánica, donde se conjugan las rocas naturales y la estructura arquitectónica.

Bodega Garzón - Bormida Yanzon Arquitectos

Sistema

El sistema ordenador del conjunto se ha subordinado a los factores determinados por la topografía,la funcionalidad referida a lo industrial y a lo social y a la expresión del concepto arquitectónico y paisajístico.
Mientras las naves bodegueras se resuelven como cajas ortogonales, cerradas, condicionadas por un eficiente lay out del equipamiento y las instalaciones, las áreas sociales del subsuelo, del suelo, balcones y azoteas, tienen mayor libertad en un trazado que juega con distintos ángulos y orientaciones, para brindar experiencias únicas al visitante, asociadas al lugar y al tema de las viñas y el vino.
Las circulaciones de la parte industrial y los servicios son entendidas como conexiones funcionales, mientras que en las áreas turísticas se conciben como recorridos experienciales.
Con la intención de crear expectativa y sorpresa para descubrir los viñedos, la fachada de acceso los oculta, definiendo dos puntos precisos de ingreso: la pasarela que cruza el agua y el puente que lleva al club.La fachada posterior, en cambio, es permeable y se abre totalmente a la naturaleza y a las viñas, liberando las entradas y salidas. En el interior se desarrolla una espacialidad dinámica, que integra sectores con desniveles y conexiones con el exterior.

Bodega Garzón

Vínculos

Esta bodega forma parte de un conjunto de proyectos del nuevo mundo, que aportan a la definición de la cultura contemporánea del vino.
Ha sido el fruto de trabajos interdisciplinarios, que han permitido incorporar al diseño los conocimientos más avanzados de las ciencias agrarias y enológicas, los paradigmas vigentes en cuanto a las relaciones con la sociedad y las visiones empresariales pertinentes.
Los viñedos, la arquitectura y sus parques, integran un paisaje cultural con fuerte identidad, que podrá representar a la región y comunicar la visión de la empresa en los mercados internacionales.
Debido a la distancia donde se encuentra esta bodega y a la diversidad de grupos de personas que concurren con distintos fines, el sistema de accesibilidad es complejo y forma una red que comprende un helipuerto, caminos y estacionamientos diferenciados para visitantes y miembros del club, calles para el servicio y circulaciones para vehículos de carga, con playas de maniobras. Esta red forma parte de un proyecto del paisaje del área frontal, que ha requerido, complementariamente, una restauración de la naturaleza preexistente, con la cual se desea mantener un fuerte vínculo.

Bodega Garzón

Investigación

Este proyecto vincula naturaleza, cultivos, industria, turismo y desarrollo sostenible. La arquitectura ha buscado comprender las claves del lugar y coordinar el aporte de las visiones de los diversos actores involucrados, tanto los que han intervenido en el proyecto interdisciplinar, como los que hoy son sus usuarios, con el fin de lograr un resultado trascendente.
Un aspecto dominante e innovador en el proceso proyectual ha sido la búsqueda de sostenibilidad, amparada por la aplicación del sistema de normas LEED, que ha regido definiciones de materialidad, tecnologías y procesos como el uso de energías renovables(especialmente eólica) y el tratamiento de efluentes industriales. Esta es la primera bodega del mundo en proclamar su liderazgo en el diseño medio ambiental y energético.
Desde el aire, las cubiertas verdes, propuestas para reducir el impacto de la radiación solar en los interiores, con el consiguiente ahorro energético, ostentan sus emblemáticos diseños, conseguidos con el manejo de flora nativa y otras especies ecológicamente amigables con el entorno.

Bodega Garzón
Practicas Profesionales

Ficha Técnica

Paisaje y ciudad

Eliana Bormida

Bormida & Yanzon Arquitectos

Mario Yanzon y Gustavo Albera, arquitectos.

Laia Reynals, Alejandro Cohen, Agustín Palmada, Mauricio Cremaschi, Silvana Sevilla, Germán Reig y Juan Manuel Schenone, arquitectos. Dirección técnica: Bormida & Yanzon / Samconsult

Gerente de Proyecto: Carlos Hartmann, arquitecto, LEED AP / Samconsult . Asesor Sustentabilidad y Certificación LEED: Carlos Hartmann, arquitecto, LEED AP / Muriel Alvarez, arquitecto, LEED GA / Samconsult. Asesor de procesos: Mario Japaz, ingeniero / Mattura. Cálculo estructural: Juan Camps y Asociados, ingenieros. Empresa constructora: Kentisur S.A. Jefe de Obra: Alejandro Biq Asistencia técnica de obra: Sebastian Rodriguez, ingeniero. Marcelo Cardozo, Gabriel Fernandez, arquitectos

Garzón, Maldonado, Uruguay

2009

2016

16.240 m2

15.240 m2

La Bodega Garzon, del inversor argentino Alejandro Bulgheroni. esta situada en una zona vitivinícola en expansión, a 60 Km de Punta del Este, Uruguay. Ha sido concebida como un ícono de la nueva vitivinicultura de ese país, que busca insertarse en los mercados internacionales.

Se trata de una obra de 15.240 m2 cubiertos, que comprende una planta para elaborar anualmente 500.000 botellas de vinos de alta gama, más un sector de turismo con restorán y bar de vinos y un club con membresía internacional.