Bodega Zuccardi

Arq. Fernando Raganato, Arq. Tom Hughes, Arq. Eugenia Mora

Ícono

La obra busca integrarse con el paisaje andino de manera solemne y austera, piedra, cielo, sol y agua son los elementos que la definen.
Aspectos intangibles, sensoriales y sutiles emanan en cada espacio para realzar la condición humana.

García+Betancourt

Contexto

Paraje Altamira se encuentra en el corazón del cono aluvional del Río Tunuyán en el piedemonte de la Cordillera
de los Andes, es un terroir único en el Valle de Uco. Además de una altitud de más de 1000 msnm, el riego con agua pura de deshielo y la amplitud térmica común en el valle, el suelo cuenta con gran presencia de carbonato de calcio, los suelos calcáreos son la característica distintiva.

El suelo del Paraje se caracteriza por la presencia de rocas que sobrepasan en algunos casos los 2m de diámetro. Estos bloques se presentan de color blanco debido a la intensa cobertura de carbonato de calcio que pueden alcanzar un espesor de hasta 3 mm. Esta fuerte cobertura evidencia la edad pleistocena de sedimentos fluviales y marinos.

Este contexto geológico es vital para el vino que elabora la bodega y la arquitectura buscó enfatizar estas condiciones, exponerlas y realzaras como una condición única del lugar.

Las condiciones geológicas le aportan a la vid nutrientes y características únicas que por medio del manejo adecuado y la elaboración rigurosa se traslada al vino.

En este sentido la identidad de la bodega pasa por expresar las condiciones del contexto entendido como un todo natural y cultural.

García+Betancourt

Materia

El material predominante es el hormigón armado, con la particularidad de haber utilizado en su totalidad los áridos extraídos del propio predio, eliminando costosos y contaminantes traslados al tiempo que la piedra del lugar permite una mayor integración al paisaje.

De esta forma se trabajo el hormigón con agregados de distintas granulometrías y acabados, predominando el hormigón ciclópeo hidrolavado en el exterior. Acabado que logra expresar las características del suelo a la vez que permite cero mantenimiento y larga vida útil en un entorno con condiciones climáticas muy rigurosas y extremas.

El interior es completamente de hormigón, incluso las piletas fueron diseñadas y fabricadas específicamente para esta bodega, fruto del trabajo de varios años de investigación por parte de los equipos de enología de la empresa que permitieron evolucionar a una vasija troncocónica completamente de hormigón armado.

Todo el sistema de vasijas y pasarelas se realizo de taller mediante hormigones pre-moldeados y luego montados y ensamblados en obra.

García+Betancourt

Sistema

El interior de la bodega fluye entre ecos y silencios, contrastes sensoriales, cambios de temperatura se entremezclan con encantadores aromas propios de la elaboración del vino.

La estructura monolítica de las paredes emergen del suelo como una suerte de movimientos tectónicos que ordenan los espacios, suave y serena la luz desciende por los muros permitiendo una pareja iluminación natural en toda la bodega sin alterar las condiciones térmicas interiores necesarias para la elaboración.

La forma irregular de la envolvente se comprende por medio de la eficiente distribución de tanques y equipamiento interior, optimizando los diferentes espacios de un edificio de naturaleza industrial.

García+Betancourt

Vínculos

Se intentó brindar una secuencia de espacios que permitan al visitante lograr una experiencia sensorial completa, entendiendo que la razón es vital para la comprensión de lo sutil.

Un recorrido que aborda distintas situaciones y condiciones que intenta sorprender, invitar a la reflexión, comprensión y finalmente experimentar la belleza como un todo, realzando el espacio y enalteciendo el espíritu.

García+Betancourt

Investigación

En la elaboración de vino el tiempo es un elemento fundamental, todo gira en torno al tiempo, la espera, al momento optimo para cosechar la uva después de un año de intenso cuidado, la velocidad en la intensa fermentación de las uvas y la tranquilidad de la silenciosa guarda en barricas o la oscura estiba en botella. El tiempo oportuno para abrir la botella y la paciente espera para que el vino despliegue todas sus virtudes y finalmente sea disfrutado.

En este sentido se buscó generar una reflexión espacio-temporal donde la arquitectura exprese lo efímero de la condición humana en relación a la materia inerte y eterna, el infinito de la piedra siempre presente denostando la fragilidad humana.

«Piedra infinita» representa la relación del hombre con la naturaleza, poniendo en acento en el tiempo, la admiración de la eternidad de la roca por sobre lo efímero del hombre. Esta reflexión está siempre presente en el recorrido de la bodega permitiendo sensibilizar al visitante y pre disponerlo a una introspección consiente del ser.

García+Betancourt
Practicas Profesionales

Ficha Técnica

Técnica, artesanía e industria

Arq. Fernando Raganato, Arq. Tom Hughes, Arq. Eugenia Mora

MoraHughes arquitectos

Arq. Vanina Raggio

Paisajismo: Eduardo Vera

Costa Canal Uco s/n - Paraje Altamira, San Carlos, Mendoza

2012-2013

2013

2016

8949,77

8949,77

Bodega para vinos de alta gama ubicada en el corazón del Valle de Uco al pie de la Cordillera de los Andes. La zona posee excelentes condiciones para el cultivo de la vid que conjugadas con el espectacular entorno natural ha valido el reconocimiento internacional como un nuevo polo de desarrollo vitivinícola de nivel mundial.


Dentro de este contexto, el turismo enológico ha adquirido mucha importancia, el efecto derrame que produce ha permitido que en zonas netamente agrícolas comiencen a surgir actividades en torno a este fenómeno donde las bodegas cumplen un rol fundamental como exponente cultural de la región.


La obra presenta dos facetas, la industrial por un lado, flexible,  rigurosa y eficiente  mientras que por el otro lado la faceta  turística expresa una arquitectura imponente, con identidad local, vernácula y memorable.


Desde lo productivo la bodega se estructura mediante un fuerte eje central que vincula todas la áreas operativas de la bodega, el sistema de producción es por gravedad, la uva ingresa por el sector de vendimia donde por medio de elevadores es subida y trasladad a boca de tanques donde es depositada para dar inicio al proceso de fermentación y posterior vinificación.


La distribución del proceso de producción es en forma de U y se organiza alrededor de una gran explanada central que permite un funcionamiento muy cómodo y ágil, al resguardo de las rigurosas condiciones climáticas del lugar.


La bodega está resuelta casi en su totalidad en hormigón armado a la vista explorando  distintos acabados de terminación. Grandes taludes de hormigón ciclópeo hidrolavado, con áridos y piedra nativa, emergen del terreno con potencia tectónica, volúmenes pesados y robustos marcan la impronta de cuerpos que emergen mostrando las características del suelo que forma parte del terroir, expresando una arquitectura mineral.


La nave principal aflora de la tierra dejando al descubierto piletas de forma troncocónica realizadas en hormigón premoldeado, todo el conjunto interior, envolvente y equipamiento resuelto del mismo material confieren un aspecto homogéneo, donde estratégicas líneas de luz penetran y dejan al descubierto las piletas permitiendo una excelente y agradable atmosfera de trabajo.


La bodega se entiende a través del recorrido, desde la aproximación a los altos y agresivos muros exteriores,  posteriormente penetrando en sus cavidades interiores, descubriendo  diferentes situaciones espaciales, juegos de luz, cambio de temperatura, aromas,  silencio y ecos, permiten al visitante enfrentar  cara a cara el proceso industrial a la vez que es seducido por la atrapante fantasía y mística del vino, sin la cual es imposible entenderlo, comprenderlo ni sentirlo.


Hacer vinos es una actividad única, la técnica y lo sutil producen la alquimia, la ciencia sostiene la técnica, pero sin lo artístico, el vino no tendría misterios y complejidad, sabores y aromas que emanan de la tierra y lo hacen único. El proyecto busca expresar esta dualidad por medio de elementos de identidad local y fuerte arraigo andino.