Brote, Parque Bioambiental Ensenada

Pablo Ferreiro Andres Gomez Saturnino Armendares Joaquín Leunda

Ícono

Introducción
El presente trabajo reúne reflexiones y propuestas desarrolladas en torno al destino mediato del predio Ensenada del Ceamse, predio que agotando su capacidad de relleno, y habiendo cumplido su primer y complejo objetivo, como es el administrar el destino de la producción de residuos urbanos, busca en esta nueva etapa, definir el manejo y administración que acompañe los lentos procesos de remediación definitivos para el sitio.
En ese sentido, si bien la propuesta contempla la singularidad del lugar y del caso, se presenta un imaginario sistémico, con criterios, estrategias y dispositivos, que bien podría aplicarse a otros predios que pudieran estar entrando en el mismo proceso de administración de la remediación.
Si bien el proyecto está representado como un todo único acabado, su génesis nace del entendimiento de los procesos orgánicos y el tiempo, como principales estructurantes del nuevo uso, y cada área de gestión responde a esa lógica.
-Un humedal, que fue necesaria y notablemente antropizado para asumir un complejo problema de la cultura urbana.
-Una reacción de los actores del territorio ante tal afectación.
-Un manejo responsable en la administración de un complejo conflicto colectivo.
-Una etapa cumplida satisfactoriamente.
-Comienza una nueva etapa. Algo nuevo está naciendo.
-Nace Brote, Parque Bioambiental Ensenada.

AFRa

Contexto

Época / Contexto
Un dato del año 2014 , sea tal vez uno de los indicadores más expresivos y determinantes de nuestra época: Por primera vez en el mundo población urbana supera a la rural.
Este escenario, que por otra parte crece en modo exponencial en el marco de la revolución digital y de las comunicaciones, supone avances fantásticos y posibilidades inimaginables, pero también trae aparejados conflictos a administrar, en magnitudes y complejidades difíciles aún de comprender y manejar.
La producción de desechos que a diario generan esos increíbles dispositivos que son las Ciudades, es uno de esos conflictos, que aun no han alcanzado la dimensión y conciencia pública que el tema requiere.
La generalizada relación con la basura termina en el acto de arrojarla, embolsarla, o con suerte, separarla y depositarla en un contendor, a partir de donde el problema es de alguien, otro: el estado, una empresa, ambos.
Recién en los primeros años del nuevo siglo, la basura comienza a ser un tema colectivo, una preocupación instalada, un desafío público de incipiente concientización.
No hay real dimensión de lo que implica el conflicto; su cuantificación y su manejo no es un dato instalado en la agenda publica cotidiana, que aun reclama soluciones sin asumirse como parte de las mismas.
Solo agrupaciones ambientales, o vecinos afectados alzan la voz, ante un problema que hasta ahora queda lejos de los centros de producción de sentido, pero que las redes sociales comienzan a acercar y a paulatinamente, permitir que el tema comience a ser prioridad colectiva.
En distintos puntos del planeta, el escenario es similar: si bien en gran parte del mundo, la basura sigue depositándose aleatoriamente, o quemándose, los grandes centros urbanos han comenzado hace algunas décadas a racionalizar el manejo de basura, a generar protocolos de manejo, a controlar su destino, y es este momento en particular, donde los grandes centros de descarga de residuos comienzan a agotarse, e inician lentos procesos de intangibilidad en sus remediaciones, que implican redifiniciones para estas grandes infraestructuras metropolitanas.
Los nuevos Parques de remediación surgen entonces como producto emergente de un proceso circular, que luego de afectar necesariamente un sitio, de modificarlo a partir del depósito del residuo colectivo, y de administrar los procesos orgánicos, recupera paulatinamente una nueva condición de naturaleza otra, de paisaje infraestructural que puede recuperarse para el paisaje de lo público.
Mientras la época demanda con urgencia el compromiso colectivo de asumirse parte del problema, y buscar soluciones también en el origen de la generación de los residuos, los nuevos predios agotados en sus rellenos, buscan soluciones y destinos para su futuro.
Nace Brote, Parque Bioambiental Ensenada.

AFRa

Materia

Brote / Dimensión, Materialidad y Temporalidad
Cuesta dimensionar el predio de Ensenada.
Sus 126 hectáreas no se terminan de comprender en la inmensidad y el vacio del lugar. pero al recorrerlo algunas vistas dan referencia y ponen en dimensión el lugar: desde lo alto de alguno de los lotes, se aprecian fácilmente, las cubiertas del Estadio Único, o las agujas de la catedral de La Plata.
Esas 126 Hectáreas equivalen también a casi 10 Zoológicos de la Ciudad de Buenos Aires, para poner en dimensión referencial la magnitud del lugar.
Algunos otros indicadores permiten también dimensionar: el predio ha recibido depósito de residuos de buena parte del área metropolitana, lo que también da una dimensión y alcance del predio, que excede a lo local, a Ensenada, y desde una u otra referencia, permiten situar al enclave en relación a la costa del rio, el puerto, y a la Ciudad de La Plata, en esa mirada de escala metropolitana que el lugar propone y debe asumir.
Dominar semejante magnitud, obliga a generar estrategias de manejo en el tiempo, no solo por las propia economía que el proyecto pueda demandar, sino por el estructurante tiempo de remediación y accesibilidad que los propios procesos del vertido demandan.
Esa línea de tiempo nos permite una primer gran decisión respecto al manejo del sitio: determinar dos áreas bien diferenciadas, una de acceso y operaciones inmediata, en relación a la Ruta 11 que llamaremos Intensiva; y otra interior, de acceso paulatino en su calidad ambiental y en su aun activo carácter operativo, que llamaremos Extensiva.
Esta decisión nos permite programar un proyecto de gestión mixto inmediato, donde se deja una reserva extensa operacional que asume la dimensión temporal más larga del proceso; y un predio de gestión inmediata, de programas y acceso público directo desde la ruta, con menor compromiso ambiental lo que lo vuelve operativo, programatizable y gestionable (rentable) a partir de ahora.
Por último, dada la estructura actual del predio, y considerando los procesos que conlleva el tratamiento de residuos, su transformación y su remediación, que dan origen a un ciclo remediador evolutivo, estructuraremos las operaciones de acuerdo a los 3 estados de la materia aquí manifiestos: Agua, Tierra y Aire.

AFRa

Sistema

Brote: Intensivo-Extensivo / Estrategias de abordaje y manejo
El Sector Intensivo de Brote, comprende una fracción de 13 hectáreas sobre el borde la ruta 11. Este predio define los accesos , tanto operativo como público y establece 7 módulos de gestión independientes, comprendidos en dos sectores bien definidos:
-Un retiro de la ruta donde no es posible en principio realizar construcciones edilicias, que destinamos a accesos, circulación, una reserva y la caracterización de 3 parques públicos (Agua Tierra y Aire)
-Un sector interior, antropizable, donde puede construirse, y donde se alojan los programas y funciones nuevas del parque: se definen así 4 unidades de gestión más: la operativa, la cultural, la deportiva y la productiva.
De este modo, y si bien los programas y sus arquitecturas pueden evolucionar o mutar según el desarrollo del proyecto en el tiempo, el área Intensiva define una estructura que resuelve por un lado la vocación Pública de la propuesta manifestada en el encargo, con Parques Públicos y accesos fáciles en la lógica del paseo en auto a la vera de la ruta; y un sistema de fracciones concesionables, de usos múltiples, y de construcciones graduales en el tiempo según la lógica administrativa y las economías posibles.
El Sector Extensivo de Brote por otro lado, de 113 Hectáreas, asume una dimensión más compleja a administrar, que es la de la coexistencia de procesos aun operativos de riesgo, de activos procesos de remediación de alto cuidado y de tiempos largos, de graduales mutaciones en la calidad ambiental, y de un restringido acceso público, que mutará en el tiempo, y donde se encuentra un posible potencial en materia educativa y concientizadora , que hemos incorporado como parte de la propuesta.
Por otro lado, la potencial transformación de residuos en paisaje, y la posible generación de energías surgidas de los desechos, proponen un desafío relacionado a las economías circulares, y la conciencia respecto a los fenómenos de optimización de recursos y compromiso en los procesos de disminución en la generación de la cadena de residuos, nos dan argumentos y datos emergentes del propio proceso, para construir los elementos y dispositivos que a modo de sistema, construyen el proyecto:
-Un Sistema vial perimetral de 5 km lineales.
-Un Sistema peatonal+bicisenda interior de 2,5km lineales.
-3 Dispositivos Paseos Energéticos que encierran áreas educativas de 6.5Hectareas.

AFRa

Vínculos

El Predio Ensenada / Pasado y Futuro
El Ceamse posee en Ensenada dos predios de distinta administración y de complementaria función: uno, nuevo, que comienza a administrar los Residuos Sólidos Urbanos con nuevos protocolos y tecnologías aun en desarrollo; y el antiguo, que alcanza su máxima capacidad, y que comienza una nueva etapa de su función remediadora.
Este trabajo considera que ambos predios son parte de un mismo sistema, y que el predio antiguo, que comienza a dejar de ser operativo en términos infraestructurales, debe asumir un nuevo y necesario rol educativo público, que pueda coexistir con el nuevo predio en función, a modo de iniciar una nueva etapa en donde los residuos no sean un tema oculto y escindido de la realidad metropolitana, sino que su administración pueda volverse una oportunidad colectiva de toma de conciencia y participación.
La posibilidad de que gradualmente el predio permita el uso público, habilite usos y programas, y se vuelva un parque a integrar al sistema de parques públicos de la metrópolis, parece no solo una oportunidad, sino una necesidad en virtud a los escenarios antes mencionados, de incrementos exponenciales de densidad urbana, y carencia de áreas verdes calificadas de acceso público.
Brote, Parque Bioambiental Ensenada, se presenta como un posible paisaje infraestructural, un nuevo escenario emergente de esta compleja época, una naturaleza artificial que a modo de la tradición Thaysiana construya un parque público con destinos educativos, donde el uso además del necesario esparcimiento y contacto con el verde, proponga una experiencia educativa y de concientización, e incorpore la cuestión ambiental como parte del compromiso colectivo en el escenario de lo publico .

AFRa

Investigación

Brote: Arquitectura, Materia e innovación
Trabajar con la basura como materia prima, implica operar un pasivo ambiental, que potencialmente puede volverse un recurso a recuperar, en su condición orgánica en el tiempo,en su recuperación y remediación, y en su transformación hacia posibles energías.
La Arquitectura aquí busca poner en juego inteligencias que puedan lidiar con el peligro ambiental que implica relacionarse con estos paisajes en transformación, y para hacerlo se vale de dos estrategias: usar los elementos naturales como estructurantes del programa, y materia prima de la producción energética del proyecto por un lado; y apelar a sistemas modulares, prehechos, no invasivos en el suelo soporte, y de bajo aporte material, para colonizar grandes superficies, en un pensamiento sistémico, flexible, y adaptable a mas de un predio o una situación específica. Cada módulo de 8m*4m logra en su repetición definir ámbitos de 2,5 hectáreas, y definen su condición en función al recinto ambiental que representan, incorporando lógicas y soporte tecnológico que exprese el potencial del soporte natural que representa.

AFRa
Practicas Profesionales

Ficha Técnica

Paisaje y ciudad

Pablo Ferreiro Andres Gomez Saturnino Armendares Joaquín Leunda

AFRa Arquitectos

Abrazo Brand Experience

Brian Kohan

BrandCrew

Ruta Provincial 11 Av Domingo Mercante

Septiembre 2017

126 Hectáreas.