CASA CLARA

Nicolas Tovo, Teresa Sarmiento

Ícono

La preexistencia del terreno era una casa sin valor patrimonial ni tipológico, muy compartimentada y sin espacios exteriores de calidad, desarrollada en una sola planta. El planteo fue sencillo. Reconocer los 4 límites del solar, vegetarlos y que la acción predominante fuera una reafirmación de un vacío diáfano. La cadencia que da la sucesión de diversos tamices se transformó en uno de los recursos arquitectónicos primordiales.
La vegetación fue, desde un inicio, protagonista. Especies autóctonas y de poco mantenimiento resultaron un hallazgo para la fauna local. Exterior e interior son leídos sin solución de continuidad. Como resultado, los espacios de uso común son un accidente imperceptible en el transcurrir de la planta de acceso. Y lo construido termina identificándose con los espacios de uso más íntimo en el primer piso. Es una casa chica, que alberga a una familia joven y numerosa.

Cristóbal Palma

Contexto

En un barrio donde abundan las casas bajas, se descubre un pasaje de apenas 200 metros de longitud que ni los oriundos reconocen. Es un sitio donde aún se escucha el viento en los árboles, a pesar de que geográficamente se encuentre en el centro de una gran ciudad.
Las parcelas del tejido; todas iguales y de medidas ajustadas (7 m. x 15 m.); generan una cercanía en el habitar que se asemeja a la convivencia de una propiedad horizontal volcada en la llanura.

Cristóbal Palma

Materia

Constructivamente, las decisiones se guiaron de acuerdo a la facilidad de recursos con los que se disponía. Carpinteros y herreros fueron los actores principales. Esta fue una obra que se realizó casi en su totalidad en seco, con una estructura metálica y tabiquería de perfiles y madera.
De hecho, es una casa que se sigue construyendo, que cambia de acuerdo a como se la vive. Una búsqueda que se materializa por prueba y error. A lo largo del tiempo y de su uso.

Cristóbal Palma

Sistema

La casa fue construida desde cero en una parcela pequeña. Pocos materiales fueron utilizados. En la planta baja y el primer piso se propuso un sistema de columnas planas de hormigón armado, que quedan embebidas en el espesor de las antiguas paredes de ladrillo existentes. La luz entre medianeras se salva por perfiles doble T cada 90 cm. Sobre éstos descansan hojas de chapa común pintada en blanco que actúan como un encofrado perdido. Para luego recibir un contrapiso cementicio alivianado. Como solados se colocaron marmoles o tablones de madera de pino macizo reciclado de gran espesor. La casa no tiene columnas intermedias. Esto hace que los espacios sean fácilmente divisibles, y que cada piso sea un espacio único, sin particiones. Fácilmente adaptable a los cambios de distribución que pudieran surgir. El sótano se resuelve con una estructura integra de hormigón armado.
Una vez consolidada la estructura, la casa se terminó con marcos de metal de grandes dimensiones y vidrios de seguridad de gran espesor. Los parasoles metálicos corrigieron la luz del sol según las estaciones. El mobiliario es uno de los principales protagonistas de este trabajo.

Cristóbal Palma

Vínculos

Los espacios descubiertos y su vegetación nativa están conectados constantemente, visual y físicamente al interior. Resultando en una continuidad espacial especialmente buscada para contrarrestar los escasos metros construidos de la vivienda. La imágen que da la casa al espacio público, es de una austeridad absoluta. A modo de tapia, se mantuvo la antigua pared de la casa que antes existía, blanqueándola, y solo interviniéndola con una puerta estrecha hecha de madera maciza. Así la implantación de la casa no desentona con los bordes construídos de las parcelas vecinas. Las plantas trepadoras conquistaron este límite, dando así una expresión salvaje al conjunto. Este preámbulo no coincide con lo que el visitante espera ver una vez se cruza la puerta de la calle. La sorpresa es parte de este primer encuentro.

Cristóbal Palma

Investigación

La investigación se centró sobre todo en la materialidad, casi de manera prototípica. Se podría decir que es un ejercicio experimental de vivienda. Donde la búsqueda fue abstraerse de lo pre-establecido en todo momento. La madera se implementó como muro de cerramiento, tanto exterior como interior. El hierro se usó en las mínimas dimensiones necesarias, como único material de carpinterías, o bien como trama para parasoles o espacios de expansión, pero también para materializar elementos únicos como la escalera de acceso a la terraza. Todos los materiales están expuestos, sin recubrimientos y haciendo gala de su propia naturaleza.

Cristóbal Palma
Practicas Profesionales

Ficha Técnica

Técnica, artesanía e industria

Nicolas Tovo, Teresa Sarmiento

TOVO SARMIENTO arquitectos

Isidoro Demaria 867, Ciudad Autonoma de Buenos Aires

2013

2014

2016

210 m2

140 m2