CASAS FF

Pablo Castro Guijarro / Roberto Morales Guijarro

Ícono

Los volúmenes introducidos en la tierra emergen buscando la luz y se proyectan como visores al bosque que tienen en frente, generando de esta forma superficies verdes a diferentes niveles a manera de terrazas, todas ellas accesibles, y que se funden en el entorno natural en el que está emplazado el proyecto.

El terreno está flanqueado por dos calles enfrentadas que le permiten dotar de acceso a las viviendas en la parte superior e inferior, de esta manera cada vivienda se configura independiente en su función pero parte de una misma estructura. Ya la cubierta de una vivienda es la terraza de otra, o junto al patio de esta se encuentra la sala de aquel. Intentar desenmarañar el orden y la superposición del laberinto de espacios es tal vez una tarea secundaria, valdría más indagar en el camino que tomaron los autores para generarlo.

BICUBIK Sebastián Crespo / Andrés Fernández

Contexto

Emplazado a pocos minutos de Quito, en el sector de Cumbayá, se encuentra ubicado el proyecto de casas FF, un conjunto de 4 viviendas que descompone la tipología de vivienda tradicional y vuelve a componerlas en un universo espacial que se teje y entreteje bajo la tierra negra de la Cordillera de los Andes y el cielo equinoccial.

TEC Taller EC conjuga las características del terreno y los requerimientos del encargo para generar una propuesta en la que las cuatro casas de 300 m2 cada una, que en principio debían estar aisladas, se nos presentan ahora en un entramado que, sin cambiar el programa, se entrecruzan y consigue dejar en nosotros la experiencia de sorpresa al recorrerla.


Materia

La enorme complejidad espacial en el interior del proyecto y las dimensiones de profundidad entre el interior y el plano de las fachadas rompen la tradicional relación entre el programa interior y la imagen exterior de las viviendas, en donde ambas arquitecturas resultan ser “temas completamente distintos”.

Nos desplazamos en las tres coordenadas, una especie de estrategia del vacío. Y es que los principales espacios comunes del proyecto están definidos como ausencias de edificio, vacíos acotados entre los bloques que emergen de la topografía. Aquí los espacios “residuales” cumplen una función. No es de extrañarse entonces que la quinta fachada sea el resultado de la conjunción de sus 12 volúmenes, producto de su programa de relaciones, y no un simple tratamiento ornamental.

La libertad de uso de las viviendas tanto al interior como al exterior está vinculada a su dimensión y a las oportunidades continuas que ofrece su organización para nunca interrumpir el movimiento y posibilitar otro tipo de situaciones. La alternancia de recorrido es otro de estos recursos que ensanchan la percepción de este espacio doméstico. Entrar en una sala por una puerta y salir por otra, o bien poder llegar a un punto de la vivienda escogiendo el recorrido, brinda un sinnúmero de recursos que convierten el espacio en algo más atractivo en el que pueden ocurrir situaciones espontaneas.


Sistema

Por contradictorio que parezca, el conjunto de viviendas no fue proyectado como elemento, es el sistema y el conjunto de reglas establecidas en el proceso de diseño los que dan como resultado su complejidad final. Es la correcta lectura de la información, su debida interpretación y su rigurosidad al procesarla las que determinan el sistema que ordena las estancias, otorga funcionalidad al programa y genera la solución de la estructura.

Sin embargo, no nos encontramos ante un ejemplo de arquitectura paramétrica en todo el sentido de la palabra, es el trazo del lápiz del ser humano como expresión del pensamiento el que permite formular parámetros y reglas que definen, codifican y aclaran la relación entre los requerimientos del diseño y el diseño resultante, son las maquetas, los esquemas y los soportes digitales, las herramientas que permiten comprender e ir incorporando los espacios.

El resultado del proceso de diseño nos permite leer la arquitectura a través de la conexión de las estancias. Un volumen principal de doble altura aparece ante nosotros conteniendo las actividades públicas de la vivienda, junto a este, el núcleo principal rompe la cubierta y permite que el cielo se derrame en la casa marcando un recorrido continuo que conecta los 2 volúmenes de altura simple que alberga las actividades privadas.


Vínculos

Nos encontramos frente a la posibilidad de habitar un laberinto, ya no solo en lo espacial sino además en lo simbólico. El habitante recorrerá sus rincones y construirá su memoria y un nuevo lenguaje en esta, su casa, que se ha enterrado en la montaña y sea proyectado hacia el cielo. La casa es el espacio construido primordial a partir del cual nos abrimos al mundo, y aquí se muestra presta para despertar la percepción de los sentidos de quien la habita.


Investigación

Sé que me acusan de soberbia, y tal vez de misantropía, y tal vez de locura. Tales acusaciones (que yo castigaré a su debido tiempo) son irrisorias. Es verdad que no salgo de mi casa, pero también es verdad que sus puertas (cuyo número es infinito) están abiertas día y noche a los hombres y también a los animales. Que entre el que quiera. No hallará pompas aquí ni el bizarro aparato de los palacios, pero sí la quietud y la soledad. Asimismo hallará una casa como no hay otra en la faz de la tierra. (Mienten los que declaran que en Egipto hay una parecida.)
La casa de Asterión / Jorge Luis Borges

Practicas Profesionales

Ficha Técnica

Paisaje y ciudad

Pablo Castro Guijarro / Roberto Morales Guijarro

TEC Taller EC

Juan Ruiz

Vladimir Tapia, Maricela Galán, Eduardo Obach, Hector Barreto, Luis Antonio Espinoza, Daniel Molina, José Lopez, Adriana Guerrero, Paolo Caicedo, Alejandro Viteri

Esteban Calderón Taipe

Lumbisí, Quito, Ecuador

2017

2016

2017

1200

1200