DEL PATRIMONIO INTERVENIDO AL PATRIMONIO A INTERVENIR – Estrategias de intervención patrimonial a partir de la experimentación proyectual

Arq. Luciana Lembo

Ícono

Este trabajo se enmarca dentro de una experimentación sobre edificios patrimoniales realizada en el ámbito de investigación que se desarrolla en el Laboratorio de Investigación en Teoría y Práctica Arquitectónica de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de La Plata. La metodología de estudio proyectual utilizada es la de-construcción del patrimonio intervenido.
En esta ocasión, se optó por analizar obras realizadas por un mismo autor – un corpus diverso de contextos, períodos históricos y conformación tipológica-, con el fin de sistematizar un marco de referencia de actuaciones y recursos proyectuales implementados.
En cuanto a la intervención de contextos históricos, se puede afirmar que muchas veces se limita a la contemplación nostálgica de los bienes a modo de reseña histórica o, en el mejor de los casos, a cambios funcionales dentro de sus propias limitaciones estructurales. Sin embargo, la complejidad y la dinámica de la ciudad contemporánea demandan actividades diversas, por lo que es necesario encontrar mecanismos proyectuales que permitan instrumentar correctamente la transformación y adecuación patrimonial ante la demanda de estas nuevas necesidades urbanas.
Siguiendo la línea de investigación planteada, este trabajo consistió en establecer cuáles son los criterios de intervención emergentes de la lectura histórica y territorial que, al evaluar la capacidad de transformación espacial que puede sufrir un edificio o sitio en su contexto original, permitan dar un nuevo ciclo de vida a los mismos, impulsando el desarrollo sociocultural y sustentable de la ciudad.
Se tomó como caso de estudio la obra de los arquitectos españoles Nieto –Sobejano, dado que conforman un grupo de arquitectos cuya producción, en éste ámbito, es amplia y diversa, y recorre en gran parte la problemática que se presenta dentro de la reutilización de piezas urbanas de alto valor, excediendo los límites de la conservación y la restauración edilicia como única forma de intervención posible dentro de las estructuras patrimoniales.

Compilación: Luciana Lembo / Imágenes: Estudio Nieto - Sobejano

Contexto

Las formas actuales de la ciudad se basan en una sumatoria en el tiempo de intervenciones parciales, diversas y fragmentarias. El resultado de este proceso constituye un palimpsesto cultural, social e histórico que se ha ido materializando gradualmente sobre el territorio y que debe ser legado a próximas generaciones.
Por tal motivo, la disciplina del urbanismo incorporó a fines del siglo XX la práctica de los desarrollos sostenibles, que se basa en rescatar valores territoriales, de infraestructura o edilicios. Esto implica entender al patrimonio edificado como un recurso valioso que se debe utilizar y preservar, no solo por su valor de identidad sino como una estrategia de arquitectura sostenible dentro del desarrollo de la ciudad actual. De este modo, intervenir sobre los bienes culturales significa no solo considerar sus valores patrimoniales sino también las relaciones que establecen con los contextos territoriales y sociales en que se insertan. Esto implica valores culturales sensibles, tangibles e intangibles que están ligados a la identidad de un pueblo y a la idea de pertenencia sobre un territorio específico.
Por lo tanto, estudiar el patrimonio intervenido refiere a una manera de actuar, posible y verificada en un contexto real, sobre los bienes culturales. Constituye un recurso a través del cual las ciudades pueden incrementar las actividades que conllevan a su progreso sin aumentar sustancialmente sus dimensiones edificadas, beneficiándose de sus riquezas y autogenerándose sobre sí mismas. Por este motivo, se considera de suma importancia analizar la obra de un mismo autor actuando frente a diferentes contextos y sociedades.


Materia

El capital con el que la ciudad cuenta consta de tres componentes básicos: El artificial (construido por el hombre: infraestructura, arquitectura, etc.), el natural (medio ambiente, territorio) y el cultural (desarrollo de una sociedad en un espacio geográfico). Todos ellos forman parte del patrimonio cultural y territorial que la sociedad deberá legar a las próximas generaciones, y esto requiere de un compromiso social hacia su preservación.
En este contexto, la obra de los arquitectos Nieto y Sobejano se caracteriza por la búsqueda de síntesis entre la contemporaneidad y lo específico de un lugar y su cultura. Obtienen así construcciones en donde, a pesar de no dejar lugar a dudas sobre lo que es nuevo y lo que no, los arquitectos no han pretendido eclipsar la preexistencia con su propio estilo, sino cohabitar en armonía con ella. Sus añadidos tienen su propia identidad, sin interferir con la edificación o el sitio original. Se distinguen materialmente de lo existente, cediendo el protagonismo a lo histórico y enfrentando a los usuarios a su temporalidad y evolución. Recuperan así piezas patrimoniales que se exhiben como “muestras del paso del tiempo”, sin museificarlas, convirtiéndolas en un relato vivo de su historia.
Esta mirada “evolutiva” entiende a la arquitectura como “tiempo hecho espacio”, como una disciplina que, a diferencia de otras artes, posee un factor temporal que supone la participación de múltiples actores en un proceso siempre inacabado.


Sistema

Se presenta como un laboratorio de experimentación proyectual, metodología aplicada para la construcción de conocimiento. En este caso el método consiste en la de-construcción del patrimonio intervenido por el Estudio Nieto Sobejano, identificando las variables que actúan en su conformación y ordenamiento, así como los instrumentos proyectuales que influyen en el desarrollo sociocultural de la ciudad al contribuir en el mejoramiento de relaciones entre la arquitectura existente y la contemporánea.

Estrategias proyectuales arquitectónicas emergentes:

1. Utilización de METÁFORAS formales y materiales que remiten al edificio o sitio que se pretende conservar, a partir de una reinterpretación contemporánea del mismo, tanto en términos materiales como lingüísticos.

2. La nueva intervención se materializa como vínculo entre el tejido urbano y el entorno natural, pasado histórico y presente, al configurarse como un PAISAJE TEMPORAL que permite la transición entre ambos. Esto permite la implementación de un diálogo más equilibrado entre el entorno y la intervención, al mismo tiempo que promueve la creación de nuevas situaciones espaciales que favorecen el conocimiento de la sociedad sobre el valor de su patrimonio.

3. Creación de nuevos ESPACIOS PÚBLICOS de transición entre el edificio y el entorno urbano, como un recurso para promover una mayor relación entre la sociedad y su historia al fomentar el ocio y la interacción social en contacto con elementos físicos que remiten al pasado histórico y a la identidad cultural de la comunidad.

4. Conquista de los espacios SUBTERRÁNEOS como un recurso que favorece la puesta en valor de los entornos históricos existentes sin afectar su imagen exterior original, a la vez que ofrece un plano horizontal sobre el cual se proponen nuevos espacios públicos y de transición.

5. Recuperación de las CUBIERTAS EXPRESIVAS, negadas por el movimiento moderno. Intervenir sobre ellas libera al edificio original de grandes intromisiones ajenas a su condición primigenia.

6. Inserción de VOLÚMENES FUNCIONALES independientes dentro de un contenedor histórico, promoviendo la convivencia entre lo nuevo y lo existente, sin dejar lugar a dudas respecto de la pertenencia de ambas partes a distintos períodos de tiempo.

Se considera que obrar sobre la ciudad existente siguiendo las estrategias proyectuales reconocidas, constituye un camino de acción posible sobre la arquitectura patrimonial, cuyo objetivo final consiste en alcanzar el equilibrio entre el binomio “memoria e invención”. De esta manera, se espera que la traslación de estos criterios a otros casos y a realidades o contextos sociales y económicos distintos a los del Estudio español, constituyan un precedente en la intervención patrimonial que fomente el respeto y la protección de las entidades patrimoniales, sin caer en pérdidas de gran significación arquitectónica, social y/o cultural.


Vínculos

Las producciones arquitectónicas patrimoniales realizadas por el Estudio Nieto Sobejano comparten una actitud doble de respeto y diálogo con los contextos en que se insertan. Ante la oportunidad de proyectar en sitios con una extensa tradición cultural, plasmada en su configuración territorial a lo largo del tiempo, los arquitectos abordan la tarea proyectual como una oportunidad de explorar los vínculos compartidos por la arquitectura , el paisaje y la sociedad. El resultado es un conjunto de obras donde se evidencia la lectura del lugar desde una elevada sensibilidad hacia cuestiones ambientales y simbólicas de la cultura y cuyas resoluciones permiten la total incorporación de la nueva intervención, tanto en el territorio como en la conciencia urbana de los habitantes del lugar.
Sus intervenciones están vinculadas principalmente a programas culturales. En ellas establecen relaciones funcionales de coexistencia temporal, sometiendo al usuario a experiencias arquitectónicas en las que tanto la función como la complejidad de lo construido resultan legibles a muy distintos niveles. De este modo, el contenedor cobra tanta importancia como el contenido, y la interpretación de la historia y la sociedad que la caracteriza constituyen el recurso para hacerlo.


Investigación

Frente a la tendencia que lleva a la transformación y reconfiguración de las matrices territoriales heredadas, resultado de complejos y largos procesos de adaptación del hombre, la producción patrimonial abordada por el estudio de arquitectura “Nieto-Sobejano” se caracteriza por la creación de obras de arquitectura contemporánea, enraizadas en un denso entramado de trazas y referencias histórico-culturales, donde los usuarios se enfrentan a la temporalidad y evolución del territorio.
Por este motivo, y en base al enfoque de investigación abordado, este trabajo consistió en el análisis y la deconstrucción de su obra. El procedimiento se abordó en dos etapas. La primera, destinada a la elaboración de fichas de análisis de obra, sobre un número determinado de intervenciones, bajo las mismas variables de estudio. La segunda etapa, consistió en la realización de fichas crítico-conceptuales que permitieron identificar, cualificar y profundizar en el estudio de las estrategias proyectuales más significativas utilizadas en cada uno de los casos considerados.

El hecho de que estos arquitectos sean oriundos de España cobra gran significación, dado que es uno de los países más preocupados por la materia, no solo desde el punto de vista de la gestión urbano-patrimonial y la construcción de un marco legal de actuación, sino desde la formación profesional y la concientización social, dando como resultado obras muy diversas y de excelente calidad arquitectónica a nivel internacional.
En el caso particular del Estudio Nieto Sobejano, lejos de cuestionar la integridad de la obra, la idea de una arquitectura como “mosaico” o “retablo”, donde las distintas actuaciones arquitectónicas componen un conjunto que se percibe como una totalidad, es un claro reflejo del sincretismo cultural enraizado en el pasado y la cultura del pueblo español, y por lo tanto en la manera de proyectar de sus profesionales.
Cada nuevo proyecto supone para ellos una respuesta específica a un problema particular. Por ese motivo, no se los identifica con una escuela de intervención patrimonial definida ni con referentes particulares. El rasgo común a toda su obra es la búsqueda de síntesis entre la contemporaneidad y lo específico de un lugar y su cultura. Y como regla general, los disparadores de las ideas rectoras de cada proyecto de intervención surgen de una minuciosa investigación, tanto del entorno inmediato del edificio, como de su historia y de la memoria que lo sustenta como bien social.
Las estrategias proyectuales extraídas de la obra de los arquitectos Nieto Sobejano buscan alcanzar la integración de la nueva intervención en un tiempo histórico que alberga la memoria de múltiples transformaciones previas. Para ello, es preciso actuar de manera tal que la obra sea tanto un reflejo reconocible del presente, como un corte temporal en la vida del edificio, una parte integrada a ese tiempo histórico y futuro posible origen de nuevas transformaciones, materializando aquellos límites que permitirán la interacción social y el contacto entre el hombre y la naturaleza.

Prácticas Académicas

Ficha Técnica

Políticas de oficio, tradición e innovación

Arq. Luciana Lembo

Facultad de Arquitectura y Urbanismo - Universidad Nacional de La Plata

LITPA – Laboratorio de Investigación en Teoría y Práctica Arquitectónica

Director de laboratorio: Arq. Emilio Sessa / Directora de beca: Arq. Ma. Cristina Carasatorre

Co-Directora de beca: Arq. Vanina Iturria

Facultad de Arquitectura y Urbanismo - Universidad Nacional de La Plata

2015

1/04/2015

26/02/2016