Edificio para el departamento de Música y Luthería de la Universidad Nacional del Comahue | Villa Regina, Río Negro

Agustin Ichuribehere

Ícono

“He encontrado un papel mío entre otros, en el que llamo a la arquitectura ‘música petrificada’. Realmente hay algo de ésto; la tensión mental producida por la arquitectura se aproxima a la producida por la música”

Johann W. Goethe

Agustin Ichuribehere

Contexto

El proyecto parte de una lectura global del emplazamiento de los galpones de la fábrica de sidra, situado al pie de la barda norte.
El nuevo edificio se define en un volumen único en planta alta, asentado de forma natural sobre la topografía del terreno, estableciendo una relación entre el galpón y la barda, culminando el recorrido en una particular formación totalmente vertical de la barda, la cual contenida por una gran placa de hormigón genera un espacio acústico para espectáculos al aire libre.


Materia

Un volumen de hormigón se eleva del cero, con encofrado de tablas en sus caras suroeste y sureste, perdiéndose en la horizontalidad de la barda. Los galpones y la barda como protagonistas.

Las piletas de fermentación son estructuras de hormigón con proporción cúbica de aproximadamente 15m³, esmaltadas en su interior, con un vano circular en la cara superior, el cual se abre o cierra dependiendo la etapa del proceso de fermentación de la sidra.
Se intervino el interior de las piletas con un revestimiento en seco de placas de yeso, rotando 3 de sus caras 4º, para evitar que se genere el ‘eco flutter’, efecto sonoro causado por los ecos que rebotan repetidamente entre dos superficies lisas, paralelas y reflectantes tras un sonido transitorio. Este efecto realza determinadas frecuencias, provocando un sonido diferente al emitido originalmente y produciendo fatiga auditiva.


Sistema

Un gran espacio público comprende el nivel +/- 0,00. En contacto con la calle de acceso, una plaza arbolada con manzanos contenida por el galpón y el nuevo edificio continúa en un patio más íntimo al cruzar por debajo la planta alta.
La planta baja contiene todo el programa público de la facultad, en relación directa al patio y a la plaza. En planta alta se encuentra el sector administrativo, la biblioteca y las aulas, agrupadas según la contaminación sonora de cada familia de instrumentos en forma ascendente.


Vínculos

El edificio patrimonial esta compuesto por tres naves con accesos independientes desde la plaza y una circulación interior que las conecta.
Las dos primeras naves conservan en su interior todas las piletas de fermentación originales, minimamente modificadas para propiciar su nuevo uso. La primer nave comprende los talleres de lutheria, junto a las aulas en un espacio previo a la nave; la nave central contiene las salas de ensayo, separada acústicamente de los ruidos de los talleres por medio de un patio interior entre ambas naves; y la tercer nave es la única en contacto con el nuevo edificio, a través del foayer del auditorio que está en su interior.


Investigación

Villa Regina fue fundada en 1924 como ‘colonia Regina de Alvear’ por la CIAC (compañía ítalo americana de colonización)
El valle de Rio Negro era una zona de actividad frutícola con escasa producción en las primeras décadas del novecientos, sin recursos y con una comercialización deficiente. A partir del año 1925 se comenzó a plantar especímenes traídos desde Nueva Zelanda, y es alrededor del año 1930, cuando el Ferrocarril Sud (de capital ingles) decidió instalar en la ciudad de Cinco Saltos una Estación Agronómica, marcando así el comienzo del desarrollo de la actividad frutícola moderna.
La comercialización de la producción en los primeros años se realizaba a través del FCS, el cual estaba interesado no solo en el transporte sino en la monopolización de la comercialización, creando así su propia empresa Argentine Fruit Distributors en 1928. La misma se ocupa de estandarizar en el transporte de la producción y el asesoramiento para los productores, proveyendo también insecticidas y fertilizantes.
Esta monopolización de la rentabilidad de la producción crea una gran desconformidad en los productores así como en la CIAC y en 1929 se convoca a una reunión de autoridades y chacareros para la discusión del problema. Dicha reunión se convierte en Asamblea Constituyente y es así como nace La Reginense, Cooperativa Vitivinícola, Frutícola y Hortícola Colonia Regina Limitada.
A principios del año 1932 se inician contactos para conseguir un empréstito con el objeto de ampliar la bodega y en el año 1937 la Cooperativa introduce la industria de la sidra siendo pionera en el Valle.
La Cooperativa es creada el 13 de diciembre de 1925, solo 5 años después de la fundación de Villa Regina, obteniendo su personería jurídica el 18 de septiembre de 1930. Comenzando con una bodega de vino que rondaba los dos millones de litros de capacidad fue sumando luego una fábrica de conservas de tomate y en 1932 un aserradero. Luego se anexa una destilería, un galpón de empaque abocado a la molienda de manzanas, fábrica de sidra en 1937 (siendo pionera en el Valle), frigorífico de frutas, transporte propio, proveeduría, fábrica de champagne y un supermercado.

Prácticas Académicas

Ficha Técnica

Agustin Ichuribehere

Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Nacional de La Plata

Arquitectura VI - TVA N°3 GANDOLFI | OTTAVIANELLI | GENTILE

Arq. Martín Villanueva

Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Nacional de La Plata

2017

3050m²

Proyecto Final de Carrera con intervención sobre preexistencia con valor patrimonial. Galpones de fábrica de sidra "La Reginense". Villa Regina, Rio Negro, Argentina



PFC: EQUIPAMIENTO Y PREEXISTENCIAS


“Un diagnóstico somero de la realidad evidencia demandas y problemas que se presentan en el
país, la región y la ciudad: la obsolescencia de la infraestructura y del parque urbano edilicio; el uso
irracional de los recursos energéticos, naturales y artificiales; el déficit habitacional; la desigualdad
social en el acceso a los bienes y servicios (y particularmente a un hábitat digno); la vulnerabilidad
del legado histórico frente a las transformaciones que las lógicas del capital producen en la ciudad y
el territorio, en connivencia con la ausencia de regulación eficaz por parte del Estado; los
desequilibrios entre demandas y recursos y entre regiones; la dis-funcionalidad en la organización
urbano territorial; la crisis de identidad espacial; etc.. Estos problemas podrían parecer de corte
macroestructural y por fuera del alcance de los arquitectos, pero los condicionan exigiéndoles un
compromiso –social, personal y profesional- para su reversión.”
“Asimismo se han convertido en un problema corriente para los arquitectos las acciones de
restauración, reciclaje y re funcionalización de obras de arquitectura que cumplieron –en términos
programáticos, funcionales o materiales- un primer ciclo de vida. Esta inclusividad no sólo responde
a un punto de vista patrimonialista “a secas”, sino que se hace necesaria a partir de perspectivas
inherentes al aprovechamiento y a la racionalización de los recursos –tanto públicos como privadosy
a la responsabilidad social de la Arquitectura.
Si bien este rescate “material” de las preexistencias desde la “objetividad” de lo sustentable
alcanzaría para justificar una propuesta de trabajo proyectual -ya Aldo Rossi hablaba de
permanencias “patológicas” y permanencias “propulsoras”- la dimensión cultural de la Arquitectura

requiere de otras perspectivas que la enriquezcan.”


(Extractos de la Propuesta pedagógica TVA N°3: Gandolfi-Ottavianelli-Gentile)


Los ejercicios propuestos a lo largo de los siete años de experiencia en el Taller Vertical han
puesto en el centro estas tensiones y sus alternativas de equilibrio. Las áreas de trabajo elegidas
comprendieron sitios con preexistencias de valor histórico -material y/o cultural- pero
siempre con variadas posibilidades de transformación. Por otra parte, sus
habitantes/usuarios forman parte de grupos sociales diversos con los cuales las propuestas de los
estudiantes debían comprometerse, respetando identidades y diferencias, proponiendo diversidad
espacial y racionalidad ambiental y garantizando calidad de vida a todos los involucrados.
Dentro de este marco se propone la elección del edificio preexistente incluido en el área
de estudio de la propuesta urbana, partiendo de las intensiones de articulación planteadas y de
la incorporación del espacio público de la propuesta urbana.