El Espacio rural metropolitano; Lógicas formativas, estructuras físicas y realidad en el Cinturón Verde de Córdoba

Debat, Mariana; Pulido, Maria Elisa; Caracciolo Vera, Román; Salvachúa, Simón

Ícono

El trabajo que se presenta pretende aportar diversas miradas intencionadas sobre el paisaje rural metropolitano de Córdoba, con el objeto de dar a conocer y poner en discusión sus problemáticas y potencialidades. Es un trabajo en proceso, cuyo principal objetivo es abordar de una forma específica una realidad compleja.
El interés por los espacios rurales metropolitanos ha ido creciendo en el mundo de forma generalizada ya sea por su proximidad al área urbanizada, por ser espacios de equilibrio ecológico de las ciudades o porque garantizan la seguridad alimenticia de la población, entre otras cosas. Sin embargo, este renovado interés aún no se ha trasladado o sistematizado en la planificación. Es con este objetivo donde este trabajo pretende constituirse en un aporte que busque poner en relación la discusión entre paisaje, territorio rural periurbano y desarrollo urbano. Nuestro trabajo busca aportar a discusiones futuras sobre el destino del espacio analizado, además de presentar una mirada orientada al aprendizaje constante sobre la proyectación territorial; ya que consideramos que es una oportunidad para la planificación y el proyecto territorial para discutir y renovar los instrumentos urbanísticos y de gestión del espacio urbano-rural.
Lo que se presenta está constituido por distintas aproximaciones que tienen en común una lectura sensible e interpretativa del territorio; que evidencie los retos y dificultades, al mismo tiempo que ponga en valor la riqueza existente y posible. Se organiza en tres secciones;

(1) Un territorio en retroceso, donde de forma gráfica y sintética se pone en relieve las problemáticas actuales del Cinturón Verde de Córdoba

(2) Una mirada intencionada, donde se pretende aportar una lectura propia sobre este territorio en el que confluyen procesos diversos y complejos. Esto se realizó a partir de superposiciones de cartografía histórica y se ha reconstruido, sobre una foto aérea actual, el espacio regado por los canales o “caminos del agua”.

(3) Realidades alternativas, donde se propone una mirada sobre diferentes opciones que tiene la agricultura urbana y periurbana, tomando como ejemplo a otras realidades.

Equipo LUCBA

Contexto

La ciudad de Córdoba desde su origen es abastecida de alimentos por su periferia productiva. Esa interfase urbano-rural ha sido históricamente ocupada por quintas o huertas familiares, rodeando a la ciudad y produciendo hortalizas, verduras y frutas para el consumo de la población urbana. Pero es en el siglo XIX cuando este espacio toma un carácter territorial propio. Las grandes obras de ingeniería e infraestructura que se realizan en aquellos años proveen de riego a esta región transformándola para siempre. El sistema que comienza en el dique San Roque, continúa por el Mal Paso y los canales maestros Norte y Sur, abastecen de agua un territorio productivo, conformando lo que actualmente conocemos como CINTURÓN VERDE DE CÓRDOBA

Google Earth + Equipo LUCBA

Materia

La disminución de la superficie productiva del cinturón verde se ve principalmente afectada por el avance de dos frentes altamente rentables. El primero es el frente urbano. La expansión de la ciudad con un modelo de baja densidad, caracteriza a los suburbios de la ciudad, mientras que el segundo no es otro que el avance de la frontera agropecuaria de cultivos extensivos.
El aumento del precio de los porotos de soja, especialmente en las últimas 2 décadas, ha ido reemplazado cultivos tradicionales de muchos años de producción de esta región. Hoy habitan la histórica superficie de producción frutihorticola, parcelas rurales pequeñas o fusionadas con otras, sembradas de soja.

Esta expansión agrícola acelerada se vio favorecida por los avances tecnológicos que permitieron un crecimiento de los rendimientos de la producción agropecuaria. Asimismo se modificó la importancia relativa de los distintos cultivos pampeanos. El cultivo de soja requiere de la aplicación de gran cantidad de agroquímicos (herbicidas, insecticidas y funguicidas) que generan impactos ambientales negativos y que a medida que avanza sobre zonas urbanizadas el conflicto se agudiza, ya que entran en contacto estos productos con los habitantes.
Es por ello que, poco a poco, la soja ha ido adquiriendo protagonismo favorecida no sólo por las condiciones ecológicas y las innovaciones técnicas sino también por la coyuntura comercial con precios internacionales ventajosos que facilitan las exportaciones. Este proceso ha generado grandes impactos territoriales a nivel ambiental, socioeconómico y productivo.

Sólo una pequeña parte de la producción de soja se destina al mercado nacional. Es bien sabido que nuestras tradiciones alimenticias se basan en otros productos que están siendo desplazados de las áreas tradicionales de producción. Contrariamente al proceso sojero, la producción de hortalizas, frutas y verduras se destina en un alto porcentaje al consumo interno nacional. Aporta a la dieta de los argentinos alimentos de alto valor nutricional con beneficios extraordinarios para la salud.
Esta situación de escasez, colabora al desarrollo de un proceso en el que los precios de los alimentos se encarecen debido a los altos costos logísticos que supone trasladarlos desde otras regiones productivas del país, entre otros eslabones de la cadena de conformación de precios. Pero es fundamental comprender que este proceso atenta además, contra dos conceptos fundamentales que tienen que ver con el derecho humano a la alimentación, que son la seguridad y la soberanía alimentaria.

Al alejarse los consumidores de la posibilidad de obtener productos nutritivos a un precio accesible, se desalientan hábitos alimentarios beneficiosos para la salud de la población. Las personas debieran tener en todo momento acceso físico y económico a suficientes alimentos nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias en cuanto a una dieta que les permita llevar una vida activa y saludable.

Equipo LUCBA

Sistema

La existencia y vitalidad del Cinturón Verde contribuye a promover la interrelación equilibrada y coherente entre el campo y la ciudad. Protegerlo debiera ser uno de los objetivos fundamentales de las administraciones públicas, ya que accionar de esta manera, demostraría una clara tendencia hacia una apuesta por un modelo de ciudad y territorio respetuoso de su entorno y actividades productivas, económicamente sustentable desde el punto de vista físico-ambiental, con la pretensión de elevar los estándares de calidad de vida de la población, de potenciar la belleza de los paisajes rurales y de contribuir a la economía de familias productoras que proveen alimentos de alto valor nutricional a la población. Afianzar la seguridad alimenticia local, la soberanía alimentaria, la conservación de paisajes productivos-culturales, la protección de la biodiversidad e integridad ecológica y la contención del modelo actual de expansión urbana sobre el territorio natural y productivo, son grandes beneficios que la comunidad en su conjunto gozaría y que debieran ser la búsqueda de una ciudad que pretende avanzar hacia un futuro próspero y eficiente.

Equipo LUCBA

Vínculos

Actualmente, el cinturón verde local está conformado por pequeñas unidades productivas de 2 a 15 hectáreas que se explotan de forma intensiva. Pero desde hace al menos 3 décadas, año a año, la superficie productiva se encuentra en retroceso. En este momento los productores están luchando contra el avance inmobiliario que ha elevado el valor de las tierras y el avance de la frontera agrícola de cultivos extensivos. Ambos usos de suelo generan una rentabilidad muy superior a la producción frutihorticola. Otra de las dificultades a las que se enfrentan los productores es la falta de infraestructura y obras. Los sistemas de regadío, que fueron fundamentales para el desarrollo de la producción, actualmente presentan todo tipo de contaminación o sufren cortes e interrupciones.
Esta situación ha provocado que muchos productores vendieran sus campos para migrar hacia otra zona productiva o dedicarse a otra actividad, acelerando el proceso de disminución de la superficie productiva frutihortícola de Córdoba.
Sumado a lo descripto anteriormente, la insuficiente protección jurídica, la falta de políticas activas de desarrollo sobre el área de producción de alimentos, el escaso apoyo a los productores y la baja rentabilidad de lo producido en algunos períodos en nuestro país conforman los principales motivos de la reducción del cinturón productivo.
En los últimos 20 años la cantidad de productores se redujo a la mitad -de 450 productores quedan 220- y del cinturón verde más cercano a la cuidad de Córdoba quedan solo 120 productores, ya que el resto se ha reubicado en lugares mejor provistos de agua en el área metropolitana.

Equipo LUCBA

Investigación

Ante un mismo territorio diversos actores visualizan según su racionalidad diferentes situaciones y oportunidades. Según Folch (2003), un agricultor encuentra en la tierra su potencialidad de producción y cultivo, un ecologista valora sus condiciones para el desarrollo de la vida natural, o bien, un desarrollista lo ponderará como un espacio para la inversión inmobiliaria.

Es claro que en la ciudad de Córdoba la racionalidad que impera es la del modelo de expansión urbana. Este modelo consume suelo natural y productivo de gran valor social. Este proceso se pone principalmente de manifiesto en los últimos 30 años y así lo demuestra el mapeo histórico y las mediciones realizadas tendientes a cuantificarlo, afectando en gran medida la superficie productiva del cinturón verde.
La ciudad es habitada por cerca de 1.400.000 habitantes con un crecimiento intersensal del 3,5%. Esta nueva población es alojada principalmente en el área periférica, pero un porcentaje aún mayor es expulsado por diferentes motivos al área metropolitana. De esta manera el modelo de consumo territorial se expande, produciendo la mayor parte de las problemáticas que los habitantes padecen día a día, generando conflictos sociales y beneficiando a un reducido porcentaje de la población.
Como reflexión se puede apuntar que las diferentes racionalidades de los distintos actores que actúan en una ciudad, son el disparador de diversos conflictos territoriales, surgidos por el uso que se quiere darle a la tierra. Comprender este abanico de posturas y propuestas, y procurar el desarrollo de una visión compartida y comprometida en pos de un desarrollo eficiente, sustentable y coherente, es uno de los objetivos del proceso de reflexión que las administraciones públicas debieran hacer sobre el territorio.
La clara definición de un modelo de ciudad y territorio por parte del Estado, que en su rol diferencial de articulador de intereses, se vuelve fundamental para lograr el objetivo de configurar un escenario futuro del territorio, caracterizado por mejores indicadores de calidad de vida, competitividad productiva e inclusión social.
Lograr este objetivo, disminuye las tensiones y los conflictos en el territorio, promoviendo una postura equilibrada de los diferentes actores, procurando que las necesidades e intereses de los sectores más desprotegidos resulten reflejados en las aspiraciones de los procesos de planificación.

Google Earth + Equipo LUCBA
Prácticas Académicas

Ficha Técnica

Sustentabilidad física y social

Debat, Mariana; Pulido, Maria Elisa; Caracciolo Vera, Román; Salvachúa, Simón

Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño / UNC

Laboratorio de Urbanismo de Córdoba

Crivelli, Marcos; Donaire,Camila; Ferrario, Pablo; Ferrero, Angela; Isa, Nerina; Lorenzo, Santiago; Marani, Claudia; Pereyra Boasso, Sofía; Vizzari, Micaela

Laboratorio de Urbanismo de Córdoba

Octubre 2016

Mayo 2017