MOVILIDAD URBANA, INTEGRACIÓN Y SOSTENIBILIDAD. La bicicleta como medio de transporte ecológico e integrador, y los espacios verdes como infraestructura urbana.

Campagnolo Sofía | Zorzón Anabel Magalí

Ícono

La movilidad urbana se ha vuelto motivo de discusión en muchas metrópolis del mundo desde hace varias décadas, vinculada a la existencia de dificultades de accesibilidad, producto de un creciente flujo vehicular y de una asistemática gestión del territorio.
En la ciudad de Santa Fe, se detectan múltiples problemáticas en torno a la movilidad urbana, principalmente una convivencia conflictiva entre vehículos motorizados y no motorizados, una desvalorización de la cultura de la bicicleta y, por consiguiente, una falta de integración social y urbana.
Buscando respuestas, se pensó un modelo de movilidad urbana sostenible, que aspire a lograr el desplazamiento de las personas y objetos asegurando la protección del medio ambiente, manteniendo la cohesión social, la calidad de vida de los ciudadanos y favoreciendo el desarrollo económico. La introducción de criterios medioambientales implicó priorizar los modos de transporte público, peatones y ciclistas, frente al vehículo privado.
Se trata de nuevas maneras de ver, hacer y pensar la ciudad, aspirando a que la misma sea accesible, integrada y sostenible, que exista un equilibrio entre ciudad-ambiente-arquitectura.

Campagnolo Sofía | Zorzón Anabel

Contexto

En la ciudad de Santa Fe se detecta una problemática en torno a la movilidad, que necesita ser atendida, pensada desde la reorganización del sistema de transporte contemplando la trama urbana en su totalidad y futuras expansiones.
La hipótesis plantea que una aproximación proyectual, de gestión y coordinación que contemple la aplicación de conceptos innovadores y diseños específicos, responderá a las necesidades de movilidad, accesibilidad, integración y sostenibilidad urbana en Santa Fe, articulando ciudad-ambiente-arquitectura.
Se propuso entonces buscar espacios de oportunidad que brinden la posibilidad de generar estrategias de intervención que ofrezcan las condiciones adecuadas para la circulación ciclista.
Santa Fe, por presentar determinadas condiciones físicas, morfológicas y geográficas resulta propicia para la implementación de medios de transporte ecológico-sustentable como lo es la bicicleta. Se intervino en un tramo de esa ciudad con solicitaciones especiales específicas, preexistencias naturales y artificiales con las que hay que dialogar, un espacio público que hay que respetar y al mismo tiempo revalorizar.

Campagnolo Sofía | Zorzón Anabel

Materia

Los corredores diseñados, así como los nodos ciclistas, necesitan del espacio público como soporte de relaciones, el cual es reformulado apuntando a su revalorización. Se proyectaron en ellos recintos que responden a diferentes necesidades y requerimientos funcionales, entendiendo la materialidad como elemento esencial de configuración espacial.
La vivencia del espacio urbano supone la experimentación de todos los sentidos, por eso se apuntó a que los espacios propongan situaciones que potencien las sensaciones de quien los vive, despertando los sentidos del usuario.
Los materiales con sus colores, reflejos y texturas modifican las cualidades espaciales dependiendo de su ubicación, de los horarios del día o de la iluminación nocturna. Buscando una imagen rústica y un bajo mantenimiento, se optó por hormigón, hierro, y materiales reciclados, sumando el agua y la vegetación como cualificadores espaciales.


Sistema

Se busca lograr, con la bicicleta como prioridad y el espacio público como soporte de relaciones sociales, un sistema integrado y conectado de circulación ciclista, que no tenga fisuras, que funcione como una red que realmente conecte la ciudad y fomente la integración social y urbana.
Se proyectó un Plan de Movilidad Sostenible, que funciona como documento rector, incluyendo dos ejes esenciales que deben estar relacionados: diseño de infraestructura y gestión/coordinación. Si bien diseñar infraestructura es esencial para promover el uso de la bicicleta como medio de transporte masivo, la misma necesita estar acompañada de programas sociales, culturales, educacionales, políticos y normativos, siendo fundamental extenderse al contexto ciudadano, influir en el comportamiento de las personas e invitarlas a ser partícipes de los cambios.
El sistema de movilidad urbana propuesto tiene en cuenta las diferentes formas de desplazamiento de las personas, otorgándole más valor a los medios de transporte público que a los individuales, a los ecológicos que a los contaminantes. Se desarrolla en diferentes escalas que tienen en común a la bicicleta como elemento principal, y los recursos naturales como factores de cualificación espacial.
La gestión y coordinación aspira a reforzar la propuesta infraestructural, incluyendo a los diferentes actores en las decisiones, y aprovechando las ventajas que hoy ofrece la tecnología.


Vínculos

Un sistema de movilidad urbana implica prestar especial atención a la vinculación entre las personas, sin limitarse al proyecto de sendas de circulación exclusiva. Es necesaria una visión más amplia incluyendo además del traslado funcional, el paseo, el descanso, la interacción con el espacio público.
Se proyectó una red de corredores lineales que atan diferentes sectores de la ciudad y posibilitan la movilidad de las personas, y nodos que concentran actividades y revalorizan determinados barrios.
…donde peatones, ciclistas, familias, amigos y animales conviven armónicamente en el mismo espacio, fusionándose en algunos momentos, distanciándose en otros.
…donde la vegetación emerge del propio entorno dialogando con las personas, siempre presente en el recorrido.
…donde el agua no es un complemento, sino un elemento que acompaña el espacio, que lo refresca, permitiendo a los ciudadanos la interacción con ella.
…donde se percibe un espacio fresco, vivo, accesible, sostenible, con identidad propia, que enriquece el tramo de ciudad que atraviesa.
Tanto los corredores como los nodos actúan como sutura de la trama, como rótula urbana y focos de actividades, que pueden ser un impasse en el viaje diario de un ciudadano o el recorrido mismo que el usuario elige. Valorando la riqueza de los recursos naturales, y tomando en cuenta el sujeto como factor de diseño.


Investigación

Profundizar en la importancia de la movilidad urbana en las ciudades, y la consideración de la misma en los proyectos de planificación significa tomar conciencia de la necesidad de repensar las prácticas urbanísticas. Además pensar en una ciudad sustentable y sostenible requiere un nuevo enfoque en torno a la planificación que oriente la mirada hacia los espacios verdes y recursos naturales como criterio de diseño, siendo componentes primordiales en la estructura urbana y en el acondicionamiento ambiental.
Se entiende que la realización de un proyecto de infraestructura ciclista sería más eficiente pensado dentro de un sistema de movilidad integral, incluyendo el transporte público y entendiendo los espacios públicos y colectivos como infraestructura urbana.
Teniendo en cuenta que la movilidad en las ciudades es un indicador de la dinámica urbana, reflejando las condiciones socioeconómicas y políticas de vida, cuando la misma se dificulta es la ciudad entera la que se ve afectada, su funcionamiento y su productividad. Es por eso que enfrentar los desafíos de movilidad actuales, además de generar beneficios en la población, repercutiría positivamente en la competitividad de nuestra ciudad.

Prácticas Académicas

Ficha Técnica

Sustentabilidad física y social

Campagnolo Sofía | Zorzón Anabel Magalí

FADU | UNL

Tesis de Graduación

Bertuzzi María Laura | Dalla Costa Matías

FADU | UNL

2015