Pabellón Niños

Jaime Cumpa López y Ezequiel Pérez Villalba

Ícono

“Esta tipología está abierta a diferentes funciones, lugares y culturas. En cada ocasión, esta forma simple y casi banal se convierte en algo muy específico, preciso y fresco”
Herzog & De Meuron
La elección de un arquetipo para representar el pabellón de los niños en el Parque Thays no fue azarosa: intencionamos la primera concepción de espacio habitable que tiene un niño, un elemento único e icónico que irrumpa en el parque, refleje su entorno y capture la interpretación de los niños que lo visiten.

Federico Cairoli

Contexto

Ubicado en cercanías de la escultura Floralis genérica, la Facultad de Derecho y el Centro de Convenciones de Buenos Aires, el pabellón se ajusta en materialidad y figuras claramente reconocibles, icónicas. El mismo se apoya en 6 bases temporales y es insertado en el parque siendo su construcción prefabricada en un taller de la ciudad.

Federico Cairoli

Materia

Los pórticos metálicos se vinculan mediante soldadura, el piso es de madera fenólica con caucho de goma y el interior de placas pizarrón blanco. Una red oficia de entrepiso para el entretenimiento e interpretación del paisaje. El exterior del pabellón se encuentra revestido con placas de acero inoxidable pulido, que producen un juego de perspectivas, reflejos y transformaciones generando una transición agradable entre lo construido y el paisaje, reflejando el parque y las actividades que lo rodean.

Federico Cairoli

Sistema

Está compuesto por una serie de 4 pórticos metálicos que articulan toda la composición, un sistema en seco articula las partes del sistema

Federico Cairoli

Vínculos

La propuesta le permite a un grupo de niños, a través de juegos y actividades lúdicas, el entendimiento del espacio y la escala de la ciudad. Los niños que visiten el pabellón dispondrán de diferentes estímulos que permitirán la interacción con el entorno circundante, el reflejo del exterior permitirá diversas interpretaciones que podrán ser plasmadas por los pequeños visitantes utilizando los fibrones colgantes y rayando las paredes construirán una obra colectiva. Otro de los estímulos serán las ventanas en el techo, que permiten capturar recortes de cielo y de la ciudad; y el periscopio que permite un entendimiento del espacio que los rodea y de la escala de la ciudad. Al observar esta piel de acero inoxidable hace que los niños no solo observen el entorno, sino que se reconozcan ellos mismo como parte de él.

Federico Cairoli

Investigación

Se convierte en el contenedor de reflexiones, ideas e interpretaciones de los menores hacia la ciudad. Gracias a su sistema constructivo el pabellón tiene posibilidad y facilidad de traslado. Se puede construir en un taller y trasladarlo, y una vez que ya cumplió su función en el parque Thays se pueda trasladar y ceder a otro espacio educativo de la ciudad, de esta manera este pabellón también es sostenible en el tiempo. La reutilización del pabellón dentro de un complejo educativo a posteriori permitirá no solo pensar en la reutilización de los materiales sino que será el contenedor de nuevas actividades programáticas, generando un beneficio para la institución que lo acoja.

Federico Cairoli
Prácticas Públicas

Ficha Técnica

Políticas de oficio, tradición e innovación

Jaime Cumpa López y Ezequiel Pérez Villalba

Secretaría de Ambiente y Espacio Público

Stefan Kasmanhuber, Eugenia Citterio, Leandro Comas, Lucas Franco, Valentino Tonsich

Parque Thays, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

2017

Septiembre 2017

Octubre 2017

30 m2

30 m2