Parque de la Estación

Arq. Alvaro García Resta / Arq. Martín R. Torrado

Ícono

El proyecto Parque de la Estación responde a un pedido de los vecinos del barrio de Balvanera y Almagro de disponer de un nuevo espacio verde y público en la zona, en un predio existente del Ferrocarril Sarmiento.
Se emplaza entre la Avenida Díaz Vélez, las calles Gallo, Teniente General Juan Domingo Perón, Tomás Manuel Anchorena, y el límite con el área operativa del ferrocarril, en el límite de los barrios de Balvanera y Almagro. Allí, el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a través de la Secretaría de Proyectos del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, llevó adelante el proyecto co-creado junto a los vecinos para construir un nuevo espacio verde y público en el barrio.

Las actividades participativas con los vecinos de las comunas involucradas, permitieron definir el carácter general del área y los posibles programas para el galpón y el parque.
Para el primero se definió un programa tripartito con un área deportiva, un sector con salas de reuniones y auditorio/sala de proyecciones, y un espacio de biblioteca/ hemeroteca, de escala barrial. Para el parque se ponderó el predominio de las áreas verdes y el uso de vegetación nativa.

La propuesta para el espacio público plantea la eliminación de la barrera física generada por el muro de contención a lo largo de la calle Perón y parte de Anchorena. Mediante una topografía en barranca, se articulan las visuales y accesos en diversos puntos del nuevo parque, integrándolo a la actual plaza Julio Cesar Fumarola. A su vez, se plantea una superficie de 5550 m2 de espacio verdes y vegetación herbácea, y 55 árboles nuevos, de carácter nativo a fin de favorecer las condiciones de biodiversidad ecosistémica.

El proceso de gestión del Parque de la Estación significó un punto de inflexión en la manera de entender, aproximarse, planificar, diseñar y desarrollar los proyectos urbanos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El proyecto no nació desde las oficinas del gobierno sino que se gestó a partir de la relación entre los vecinos de la zona, quienes marcando una agenda propia, se propusieron modificar un área desestimada por sucesivos gobiernos en función del contexto político. Así, la gestión estatal se suma colaborativamente a un proceso que ya tenía larga trayectoria, como un actor fundamental y necesario que podía hacer que el Parque de la Estación se transformara en una realidad.

Artes Visuales: Estudio Mogs.

Contexto

El parque de la Estación se ubica entre la Avenida Díaz Vélez, las calles Gallo, Teniente General Juan Domingo Perón, Tomás Manuel Anchorena, y el límite con el área operativa del ferrocarril, entre los barrios de Balvanera y Almagro (Comuna 3 y 5). Según los últimos estudios realizados por la Subsecretaría de Planeamiento, dichos barrios poseen la menor cantidad de espacios verdes por habitante, 0,4 m2 y 0,2 m2 respectivamente, cuando lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 10 m2 / hab.

Desde el año 2000, los vecinos manifiestan el deseo de un parque público para la zona. La necesidad de espacio verde en la zona con el índice de espacio verde por habitante más bajo de la ciudad, transformó el reclamo en una insoslayable prioridad para el Gobierno de la Ciudad.

Por otra parte el Proyecto del Corredor Verde del Oeste, existente desde el año 2000, plantea el área de intervención como Urbanización Parque (UP). En el año 2005, se adjudicó al Ferrocarril Sarmiento el soterramiento del trazado y se creó la Plaza Julio César Fumarola, en donde los vecinos plantaron árboles y colocaron juegos infantiles de forma auto-gestionada.

En el 2014 los vecinos lograron que se sancione la Ley N° 4.944 que amplía el área UP y, dos años más tarde, desde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se toma la decisión de apoyar la iniciativa vecinal: acompañar los procesos legales, consensuar con otras fuerzas políticas, darle seguimiento, definir una forma arquitectónica y convocar a los actores que participaron en el proceso desde el inicio.

Artes Visuales: Estudio Mogs.

Materia

El proyecto de Parque de la Estación plantea la creación de un nuevo espacio verde para la ciudad en áreas de la línea del ferrocarril Sarmiento, actualmente desafectadas de sus usos originales.
A partir de las actividades participativas con los vecinos de las comunas involucradas, se definió el carácter general del área y los programas para el galpón y el espacio público. Lo trabajado en estas reuniones, se transformó en un programa tripartito para el galpón, en donde se contempla:
– Un área deportiva.
– Otra con salas de reuniones, un auditorio/sala de proyecciones.
– Una tercera área de biblioteca/ hemeroteca, de escala barrial.

Estas áreas están divididas entre sí por dos patios que hacen de ingresos principales al galpón y generan una integración con el exterior.

Por otro lado, para el espacio público se solicitó el predominio de áreas verdes y el uso de vegetación nativa. Esta propuesta plantea la eliminación de la barrera física que genera el muro de contención a lo largo de la calle Perón y parte de la calle Anchorena.
Mediante una topografía en Barranca, se articulan visuales y accesos en varios puntos del nuevo parque, generando su integración a la actual plaza Julio Cesar Fumarola.

A su vez, se plantea la conservación y puesta en valor de los dos muros testeros del galpón actualmente desmantelado, como así también los pórticos de acceso mencionados, integrándolos como parte del equipamiento urbano. El parque estará equipado con un anfiteatro verde, juegos infantiles, áreas deportivas al aire libre, un canil y mobiliario urbano para el descanso y la recreación.

Se propone un trabajo paisajístico enfocado en el uso de vegetación nativa de la región rioplatense, compuesta por tres bio-regiones (Pampeana, Paranaense y Espinal). Se espera contar con un 95% de las 55 especies utilizadas de carácter nativo para favorecer condiciones de biodiversidad del ecosistema.

Se incorporará una superficie de 5.547m2 de espacio verde, entre área de césped y canteros de arbustos, herbáceos y gramíneos. A esto se suma la incorporación de 53 árboles nuevos. Los canteros de vegetación nativa serán de carácter mixto y estarán compuestos por 43 especies entre arbustos, herbáceas, gramíneas y trepadoras de diferentes ambientes como selva y pastizales.
Estos canteros han sido definidos con el objetivo de atraer mariposas, aves y otra fauna silvestres. Este tipo de vegetación no requiere tanto mantenimiento como las especies exóticas, ya que todas las plantas utilizadas están adaptadas a la región e interactúan de modo equilibrado con la fauna local.
Asimismo, el proyecto también contempla la realización del ensanche de 1,5m de la vereda oeste de la calle Dr. Tomás Manuel de Anchorena (entre Bartolomé Mitre y Presidente General Juan Domingo Perón).


Sistema

Se propone la puesta en valor del galpón, conservando las propiedades espaciales propias de su tipología y materialidad original: ladrillo visto, cerchas metálicas y recuperación de la teja original.
Para la organización del nuevo programa, se generan dos patios que subdividen el largo total del pabellón en tres partes. Los mismos articulan los distintos usos, independizándolos y facilitando su posterior gestión.

Las nuevas fachadas vidriadas, generadas al interior de dichos patios, sirven de acceso a las distintas áreas y garantizan la correcta iluminación de los interiores, imprimiendo un carácter contemporáneo sin afectar la composición de las fachadas originales del edificio.
En el interior de cada una de las tres partes del galpón, la articulación se logra mediante una serie de cajas contenedoras de servicios y actividades. Estos espacios funcionan como artefactos independientes, ligeros, separados de la envolvente, sumados en el sector auditorio a un sistema de cortinados ignífugos (no inflamables) para la subdivisión y oscurecimiento del espacio.
La idea es no comprometer el uso o el posible cambio de éste en un futuro, y facilitar así la flexibilidad, la variabilidad y la indeterminación intrínseca a este tipo de programas.
Dichas cajas contenedoras, tanto las de servicio como la de actividades, están concebidas con un sistema modular de construcción en seco y liviano, de bastidores de madera, con cercos de policarbonato, madera y placas de roca de yeso, según sea el caso. Algunas de ellas poseen la particularidad de contar con un acceso, a través de escaleras, a su parte superior, conformando un área de uso complementario.

Las instalaciones se presentarán a la vista, entre cerchas metálicas y conducidas por bandejas metálicas con un aspecto homogéneo industrial de color negro. A su vez, se prevé la realización de entrepisos técnicos metálicos, colocados a una altura igual al cordón inferior de las cerchas, en donde se contempla la ubicación de equipos de termo mecánica. La iluminación interior también será de tecnología LED; el objetivo será priorizar una iluminación uniforme acentuando de forma puntual la circulación interior perimetral.

Artes Visuales: Estudio Mogs.

Vínculos

El Proyecto de Parque de la Estación es el resultado de una articulación entre vecinos, comuneros, legisladores de diversas fuerzas políticas y el equipo técnico encargado de diseñar la propuesta.

Previo a la instancia de diseño de anteproyecto, desde la Dirección General de Antropología Urbana, de la Subsecretaria de Proyectos del Ministerio de Desarrollo Urbano, GCBA, se llevó a cabo una investigación territorial antropológica.

Para dar cuenta de los problemas, demandas y expectativas de los vecinos en las diferentes áreas de la ciudad, se diseñaron instrumentos cuantitativos de recolección de datos (encuestas) adaptados a las necesidades de cada proyecto urbano. La técnica de muestreo utilizada es no probabilística coincidental, es decir, se encuesta tanto a personas que circulan por la zona como a sus residentes, ya que se considera que los proyectos urbanos del Ministerio benefician a todos los habitantes de la ciudad, así como a los potenciales usuarios.

Asimismo, se realizaron reuniones de co-creación, previas a la etapa de anteproyecto, donde se trabaja en grupos pequeños (6 a 12 personas por mesa) alrededor de espacios de trabajo con dos moderadores en cada uno. La reunión se dividió en dos instancias, la primera de diagnóstico (análisis colectivo sobre el espacio a intervenir, así como de su entorno inmediato) y la segunda de ideación (tomando en cuenta los resultados del diagnóstico previo, se piensan los distintos potenciales del lugar y se los describe).

Una vez transitadas las instancias participativas, se sistematizó la información relevada en los encuentros a partir de las varias categorías, como por ejemplo: Oferta Cultural, Espacio verde, Servicios, Actividades Infantiles, Infraestructura, Ferias, Oferta Deportiva, Talleres, etc.

A partir de la detección de recurrencias en las propuestas, la información se comparó con los diagnósticos realizados en forma colectiva con los vecinos y con la investigación llevada a cabo por el equipo territorial de la Dirección de Antropología.

Como resultado de este trabajo, se confeccionó un informe integral que contempla la pluralidad de perspectivas. Dicho informe fue el principal insumo de trabajo para la Dirección General de Innovación Urbana, responsable del diseño final del anteproyecto. Asimismo, es compartido con los vecinos involucrados en las instancias participativas así como con la comunidad en general, haciendo públicos los resultados obtenidos.

Finalizado el proceso de diseño del anteproyecto, y validado por las diferentes áreas de subsecretaría involucradas en el proceso integral del diseño, se llevó a cabo una reunión de carácter informativo como parte final del proceso de diseño participativo.
El anteproyecto, elaborado bajo las bases de la participación, se compartió con el público y se expusieron tanto los esquemas funcionales como las implicancias para el territorio e imágenes del futuro espacio público.

Luego, con la finalización de la obra, se realizará una evaluación de impacto del proyecto para comparar la calidad de vida de los beneficiarios del mismo antes y después de la obra, a partir del análisis comparativo de una línea de base y una medición post-obra.

Artes Visuales: Estudio Mogs.

Investigación

El desarrollo de tal proceso desde la creación de la Subsecretaría de Proyectos del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, se hace especial énfasis en el proyecto como instancia esencial y necesariamente autónoma de la obra y en la sistematización de esta gestión proyectual.

Para lo cual se definen dos grandes procesos:
– La arquitectura del proyecto.
– El proyecto de arquitectura.

La Arquitectura del Proyecto es la etapa en que se detectan oportunidades, se co-crea con el vecino la idea y se generan las condiciones para que la misma sea viable social, política, económica y técnicamente.
Para afrontar el vínculo con la sociedad desde una perspectiva científica, se crea la Dirección General de Antropología Urbana que, con diferentes abordajes metodológicos, nos permite relevar cuantitativa y cualitativamente las valoraciones y necesidades de los vecinos, respecto de un sitio u oportunidad urbana particular.
Luego, a partir de nuevas instancias de diseño participativo (co-creación/co-diseño), se incorporan las expectativas concretas de los vecinos en el proyecto a ejecutar. Adicionalmente, y a través de diversas estrategias, se desarrolla la gestión de consenso y la validación con actores institucionales pertinentes a cada proyecto.
Los proyectos transformadores del espacio urbano generalmente desafían las normativas y restricciones existentes, obliga a innovar en herramientas e instrumentos con los que los abordamos. Para atender estos desafíosse crea la Dirección General de Economía Urbana, que a través de una mirada multidimensional, elabora para cada oportunidad una arquitectura particular del proyecto: prefactibilidad técnica, el modelo de gestión y financiación, la instrumentación legal, la estrategia político-legislativa, entre otros.

El proyecto de Arquitectura es comprendido como el momento en el que, a través del diseño participativo y el conocimiento especializado, se alcanza una expresión urbana final basada en la experiencia del usuario.
Transcurridas estas instancias previas que enfatizan en la viabilidad y factibilidad, pasamos al proyecto de arquitectura propiamente dicho. Aquí se fija una nueva estrategia de concursos (proyectos por fuera del gobierno) o proyecto indoor, en cuyo caso el diseño y documentación está a cargo de la Dirección General de Innovación Urbana.
Su objetivo es plasmar las necesidades y deseos relevados de los ciudadanos y potenciales usuarios en una expresión edilicia o de espacio público determinado, que se transforme a su vez en un legado para la ciudad.

Artes Visuales: Estudio Mogs.
Prácticas Públicas

Ficha Técnica

Arq. Alvaro García Resta / Arq. Martín R. Torrado

Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA), Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, Subsecretaría de Proyectos, Dirección General de Innovación Urbana.

Jerónimo S. Bedel / Mariano Clusellas / Federico E. Marino / Francesc Planas Penadés / Ricardo C. Fernández Rojas.

Alejo Martínez Carricart / Federico A. Gasipi / Sebastián D. Alonso / Gabriela Axelrud / Ayelén Bazán / Brenda Belascoain / Martín Buero / Paola Branzini / M. Silvia Casañas / Marcela B. Castresana / Sebastián E. Cipolloni / Martín Cohen / Claudia I. Conte Grand / Pablo S. Compagnoni / Mauro J. Gómez / Jonathan Lee / Andrés Liguori Run / Clara Magnanini / Mara Menéndez / Verónica Nerome / Florencia Gabriela Oranges /Pamela Ortíz / Silvina M. Pietragalli / M. Laura Plans / Gerardo Raffo / Claudia B. Santaló / Pablo A. Tambutti / Marcela C. Tosoni / Sandra M. Tuya / Sofia I. Ulivi / María Laura Plans / Ayelén Bazán / Julieta Kowal / Gina Ramazzotti / Nancy Latagliata / Cecilia Arrupe / Florencia Angelinetti.

Artes Visuales: Estudio Mogs.

Sánchez de Bustamante, Av. Díaz Vélez, calles Gallo, Pte. Gral. J.D. Perón, Dr. Tomás M. de Anchorena y deslinde con Distrito UF Área Operativa Ferrocarril Sarmiento. Balvanera y Almagro Comuna 3, CABA.

2016

Espacio público: 15 de febrero 2018. Galpón: 20 de abril 2018.

Espacio público: septiembre 2018. Galpón: abril 2019. Plazo total de la obra: 15 meses.

14.117 m2

Galpón: 3.480 m2 cubiertos y 1.832 m2 semi-cubiertos.

Espacio público descubierto: 8.805 m2 (veredas incluidas).