Puntos de servicio

Ángela Ferrero, María Agustina Nieto, María Belén Pizarro, Seizen Uehara, Lucía Uribe Echevarria

Ícono

¿Cómo deben ser las infraestructuras en la actualidad?
¿Qué rol deben cumplir los equipamientos en la ciudad contemporánea?
¿Cómo podría responder un centro cultural en un contexto degradado y carente de servicios?

En un contexto en donde las ciudades crecen cada vez más rápido, sin planificación y donde los beneficios de la ciudad son para unos pocos, creemos que es necesario plantearse estas preguntas y cuestionar cuál debe ser el rol de las infraestructuras en la actualidad y en el futuro de las ciudades.

Las ciudades deben posibilitar el encuentro y fomentar el intercambio social. Para tal fin, es necesario redefinir el carácter público de equipamientos e infraestructuras y hacer efectivo el acceso a los servicios y a la educación, construyendo así una cultura de uso del espacio público.

Desde el punto de vista arquitectónico-urbanístico, buscamos la manera en que todos los elementos contenidos en la proximidad de un límite, real o imaginario, que actúa como separación entre territorios contiguos, pueda ser resignificado, operando como vínculo en lugar de separación. Para ello, creemos que el espacio público, las infraestructuras y la arquitectura de servicios son los modos materiales de llevar a cabo esta unión.

Axonométrica despiezada

Contexto

La mayoría de las ciudades latinoamericanas se fundaron alrededor de un río, pero estas, a diferencia de las ciudades europeas, le dan la espalda al mismo. En el caso de Córdoba Argentina, actualmente, el borde del río se encuentra seriamente degradado y abandonado, por haber sido históricamente el lugar destinado a emplazar elementos que la ciudad deseaba ocultar. Al mismo tiempo, en esta periferia vive la gente de menores recursos, por lo que se van creando cada vez más asentamientos precarios que carecen de servicios básicos que debería brindar la ciudad.
El sitio es un espacio vacante de fácil acceso para el resto de la ciudad, pero sin elementos atractivos y equipamientos. La intervención constituye un gran espacio cien por ciento público y que tiene como fin no solo satisfacer las necesidades de las personas de los barrios cercanos si no también ser un punto de revitalización del sector, que abre la posibilidad de transformar el espacio en un punto de encuentro de carácter regional.
El emplazamiento de este tipo de arquitectura vinculada al río significa una revalorización del mismo y un nuevo modo de entender el nexo posible entre ambos.


Materia

Hacer arquitectura en nuestros tiempos requiere ineludiblemente de pensar en infraestructuras y espacio público en relación a esta, y emplazar un Centro Cultural en este sector implica entender las lógicas de uso y apropiación de la comunidad que va a hacer uso de él. Es por esto que planteamos a partir de una adaptación tipológica, más que un Centro Cultural, un Parque Cultural con arquitectura de servicio.
En contraposición a un edificio compacto y cerrado que contiene actividades dentro de si mismo, se propone un parque público con torres de infraestructura que se relacionan con su entorno próximo y con los barrios cercanos. Las mismas dotan al espacio exterior de los servicios necesarios para llevar a cabo diferentes actividades. Poseen el soporte en su interior que posibilita su uso como talleres, salas de exposición, baños públicos, instando así a una reflexión acerca del carácter público de los edificios institucionales en el ámbito local.

Exponiendo el programa del edificio hacia el espacio exterior se busca una eficiencia de recursos ya que con el mínimo soporte posible (estructura e infraestructura) se logra que cada torre de infraestructura pueda actuar independientemente o crear un sistema de servicios mayor para contener actividades de mayor porte.


Sistema

Las torres de servicio poseen la menor cantidad de elementos posibles, que dotan al espacio público de función y generan arquitectura y ciudad abierta basada en la valorización del espacio colectivo; de definir un lugar y promover una imagen de lo público como ámbito de integración, de participación, y de pertenencia.
Se utilizan elementos metálicos, que permiten una fácil y rápida producción y armado, con posibilidades de realizarlas y emplazarlas en lugares de diferentes condiciones tanto geográficas como climáticas.
Esta arquitectura funciona como contenedor de posibilidades. Responde a una arquitectura de espesores, resumida a sus servicios, en donde el espacio interior tiene menor jerarquía y tiene sus bordes cargados de funciones, que más que borde son entendidos como fuelles entre el interior-exterior y como espesores útiles, que pueden adaptarse según a las necesidades de uso, albergando instalaciones eléctricas (montantes, tableros eléctricos, iluminación), gas, tanques de reserva de agua, luces, sistemas de sonido, espacios de guardado, núcleos de circulación, etc. sirviendo tanto para el espacio interior como exterior.


Vínculos

Es una arquitectura flexible, adaptable, que posibilita variedad de equipamientos, que pueden responder a diferentes situaciones y emplazamientos. Se busca la eficiencia de recursos con la menor cantidad de elementos y huella posible.
Con el mínimo soporte se logra que cada torre de infraestructura pueda actuar independientemente o crear un sistema de servicios más amplio para contener actividades de mayor porte, vinculado siempre al espacio público al cual brinda servicio y sentido.
Esta operación permite una gran flexibilidad de uso: un soporte abierto –y repetible— que contempla la variabilidad a lo largo del tiempo, se adapta a la inestabilidad propia de nuestro contexto.


Investigación

Vemos como factor repetido en las ciudades latinoamericanas la presencia de límites, que configuran ciudades particionadas, desvinculadas, en donde la urbanidad se da fragmentadamente. Los límites de cualquier dominio son construcciones deliberadamente armadas para aislar, separar, apropiarse y controlar. Y tanto las entidades privadas como las políticas públicas operan con disgregación para solucionar problemas, ya sea dentro de los mismo países, como en las fronteras, evidenciándose con el planteo de construcción de un muro dividiendo Latinoamérica con Norteamerica.
Esos límites y fronteras pueden ser definidos por razones político-administrativas, por razones de poder, en relación con las centralidades existentes, con características socio-económicas, medio-ambientales, topográficas, productivas, de transporte y circulación, y accidentes naturales.
Notamos, en Latinoamérica en particular, que la presencia de cualquiera de estos límites está acompañado de zonas con población de bajos ingresos económicos, privadas de servicios básicos.
Desde el punto de vista de nuestra disciplina, buscamos la manera en que todos los elementos contenidos en la proximidad de un límite, real o imaginario, que actúa como separación entre territorios contiguos, pueda ser resignificado, operando como vínculo en lugar de separación.
Hoy se trata de operar en la disolución, en las intermitencias, no creando límites sino precisamente buscando su difuminación. Creemos en el espacio público como nexo, como elemento capaz de vincular dos lados de un mismo límite. Este debe estar inyectado de infraestructuras y servicios, para darle uso y sentido.

Prácticas Académicas

Ficha Técnica

Sustentabilidad física y social

Ángela Ferrero, María Agustina Nieto, María Belén Pizarro, Seizen Uehara, Lucía Uribe Echevarria

Facultad de arquitectura, urbanismo y diseño, FAUD/UNC

Cátedra estructuras IV

Facultad de arquitectura, urbanismo y diseño - FAUD/UNC

2016/2017

Proyecto ganador primer premio noveno concurso Alacero (Argentina), finalista concurso Alacero instancia latinoamericana y tercer premio LafargeHolcim next generation (latinoamerica)