Remodelación de Plaza “Dr. Bernardo A. Houssay” y Centro de servicios y estacionamiento.

Ignacio Dahl Rocha, Bruno Emmer, Facundo Morando.

Ícono

El proyecto de la nueva plaza expande las áreas verdes hacia los bordes creando un gran anillo verde que rodea a una plaza seca central de 50 x 50 m. Este espacio contiene a su vez la iglesia abierta y revalorizada, la plaza de juegos y espacios recreativos y de ocio a la sombra de las Tipas y Jacarandás. El verde perimetral se ordena en cuatro gajos copiando la topografía existente. Uno de estos gajos aprovecha el desnivel natural y se inclina hacia el centro creando un nuevo espacio bajo la plaza seca, albergando allí un centro cultural y de servicios, conectado directamente con el subte D y el estacionamiento.

RDR Arquitectos

Contexto

La plaza se ubica en un área céntrica, de las más compactas y densamente pobladas de la ciudad de Buenos Aires (más de 650 habitantes por hectárea), y está rodeada a distancias menores de 100 m. por las Facultades de la Universidad de Buenos Aires de Farmacia y Bioquímica, Odontología, Ciencias Sociales, Ciencias Económicas y Medicina -incluyendo anexo el Hospital-Escuela de Clínicas José de San Martín-, que alojan aproximadamente 100.000 estudiantes entre ellas. La gran demanda de logística de transporte, esparcimiento y servicios fue una de las principales motivaciones para que entre 1975 y 1980 el área ocupada por el antiguo hospital se convirtiera en una nueva plaza con estacionamientos subterráneos para 1000 vehículos, proyectada por un equipo multidisciplinar que incluyó a los paisajistas Pradial Gutiérrez, Aldo Mario Liberatori, y Román Wellington Peñalba. Su muy valioso proyecto fue progresivamente transformado por acciones parciales y descoordinadas que terminaron desvirtuando y fragmentando la condición espacial y ambiental de la plaza, en un marco de persistente descuido que la volvió incómoda y peligrosa. En 2017 el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires realizó un llamado a concurso en el marco de la nueva concesión de los estacionamientos, solicitando que las propuestas estuvieran acompañadas de proyectos estratégicos para reconvertir una parte de esas áreas de estacionamiento en servicios públicos y culturales complementados con mejoras en la plaza y el consecuente compromiso de mantenimiento.
El proyecto que aquí presentamos es el que resultó ganador de ese concurso, y se encuentra actualmente en plena fase de construcción.


Materia

El proyecto asocia diversos elementos urbanos preexistentes a partir de una reorganización espacial y materialmente sintética, en forma de un área central seca extensa y continua que se extiende hacia los bordes, complementada por un anillo perimetral verde que media la relación con las calles.
Se mantiene la vegetación existente para ser incorporada al proyecto de paisaje, conservando los árboles y realizando sobre ellos sólo las tareas de tratamiento fitosanitario o poda de limpieza necesarias. Además, se incorpora vegetación nativa o exótica naturalizada, (esta última en cantidad menor al 10%), de requerimiento hídrico bajo o medio. Al desarrollarse todo el paisajismo sobre las losas que albergan los estacionamientos subterráneos, se proponen árboles de segunda o tercera magnitud, aptos para desarrollarse en dicha condición, de crecimiento rápido o mediano, de follaje y floración interesante en las distintas estaciones, que garantizan fuertes e interesantes contrastes de color entre canteros durante todo el año, privilegiando el uso de grandes masas de una misma especie.
El conjunto conforma un parque de bajo a mediano mantenimiento con vegetación de probada resistencia al uso urbano y a la situación climática existente.


Sistema

La propuesta se resume en 4 estrategias principales:

1. Anillo perimetral verde: Agrupar y caracterizar las áreas verdes.
Este anillo perimetral verde, a modo de pulmón, se presenta como un gran parque, con sus áreas verdes y zonas de esparcimiento integradas (canchas deportivas, las estaciones saludables y mobiliario urbano). También oficia como ¨buffer¨ para crear en la zona central un ambiente novedoso, contenido.
El ordenamiento en grandes pétalos verdes sin bordes abruptos le confiere un aspecto de pequeño parque urbano en el que se fomenta el uso de los espacios verdes.

2. Espacio seguro: Atraer al transeúnte e iluminar la plaza.
El nuevo trazado de los caminos asegura que el recorrido diagonal de la plaza sea el más cómodo y directo posible. Esta condición fomenta que los transeúntes la utilicen en sus recorridos. La nueva iluminación enmarca estos recorridos y convierte al centro y la iglesia en un lugar activo y luminoso. Estos trazados consideran también la importancia de las entradas de las facultades vecinas, mejorando la relación de estos accesos con la plaza.

3. Area central seca: Crear un área central seca y revalorizar la Iglesia San Lucas
Hoy la iglesia se encuentra cercada y con múltiples elementos adosados. Este conjunto desmerece el valor arquitectónico de la iglesia como elemento del paisaje. La propuesta incorpora positivamente la iglesia al paisaje creando una plaza seca alrededor de ella. Esta plaza seca, a la sombra de la Tipas existentes en verano, es un lugar ideal para las actividades en la plaza, creando un centro poblado y activo que asegura el funcionamiento del conjunto.

4. Espacio cultural y de servicios: Crear un área gastronómica y cultural totalmente integrada a la plaza.
Esta nueva área, capaz de extender el horario de uso de la plaza con sus diferentes actividades está directamente integrada a la plaza. Se propone como un nuevo gran zócalo de la iglesia, creando la plaza seca arriba y el centro cultural y gastronómico abajo. Desde la vereda de Avenida Córdoba, uno de los gajos se inclina levemente creando un anfiteatro natural, que permite una gran diversidad de actividades y nos lleva naturalmente a este nuevo zócalo de actividades. Este sector funciona a su vez de acceso directo al subte D y a los estacionamientos del subsuelo que fomentan y aseguran el uso de ese espacio.


Vínculos

La transformación de la plaza recrea la relación entre subsuelos y superficie urbana, promoviendo nuevos vínculos entre la plaza, el transporte y las instituciones circundantes. En esa nueva configuración de relaciones espaciales abiertas e integradas se asocian áreas aptas para usos múltiples, definidas por el acomodamiento y tratamiento del suelo, con renovados programas de servicio directamente asociados a ellos.


Investigación

El proyecto se desarrolla como una investigación compleja sobre los modos de intervenir de manera sostenible, recuperando y poniendo en valor las preexistencias arquitectónicas y paisajísticas, aumentando considerablemente las áreas verdes y la cantidad de árboles del conjunto y aportando materiales durables y económicos de bajo mantenimiento. Al mismo tiempo que aporta espacios recreativos, de esparcimiento o contemplación se mejoran algunas funciones urbanísticas básicas del Verde Urbano: instauración de microclimas, retención de partículas atmosféricas contaminantes y la preservación del hábitat y biodiversidad de especies vegetales y fauna urbana. Se incrementa directamente la absorción y ralentización del agua de lluvia, como la estabilidad térmica de la plaza, reduciendo la exposición a la radiación en verano y atemperando el efecto isla de calor.

Practicas Profesionales

Ficha Técnica

Paisaje y ciudad

Ignacio Dahl Rocha, Bruno Emmer, Facundo Morando.

RDR Arquitectos

LAMP Investments SA

Rodrigo Muro de Nadal, Martina de Barba, Lucía Iglesias, Sofía Vivacqua, Clara Carrera, Federico Bonessi, Nicolás Adrien, María Santarelli.

Grupo Landscape -Cora Burgin, Sebastián Mouzo- (paisajismo); Verónica Gilotaux (iluminación), Sebastián Berdichevsky (estructura), Julio Blasco Diez (termomecánicas), Jorge Labonia (sanitarias), Marcelo Alignani (eléctricas)

Manzana entre Avenida Córdoba, Junín, Paraguay e Uriburu. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Argentina.

2017

2018

47.000 m2

A remodelar: 28.000 m2