UNC 2050

Luciana Bálsamo, Francisco Loto, Luciana Bella

Ícono

El espacio como formador de representaciones y prácticas: UNC 2050
Transformaciones, mutaciones, invenciones tipológicas: las nuevas demandas para la educación pública argentina.

Gracias a 400 años de historia universitaria, se conoce a Córdoba como “La Docta,” y es esta identificación entre ciudad y universidad la que motiva a mediados del siglo XX el proyecto de la Ciudad Universitaria, justificando el “reclamo de un espacio propio en la ciudad acorde al lugar que creía ocupar en la sociedad cordobesa.” (Malecki, 23). Este proyecto nace de las huellas urbanas de tres momentos históricos: el damero de la ciudad colonial, la trama de bulevares en diagonal e hitos del siglo XIX y el eje monumental legado del plan para Ciudad Universitaria de la Fundación Eva Perón. Si en la actualidad encontramos en el espacio de la CU eventos arquitectónicos dispersos de diferentes épocas que responden a distintas lógicas, es mediante la superposición de una nueva trama que dialoga con las tres anteriores (continuando el eje monumental, formando una nueva retícula y marcando nuevos hitos) que proponemos entrelazar y formar vínculos fuertes entre los objetos prexistentes.
El número del título hace referencia a que ofrecemos una solución por etapas que tendría su culminación hacia el 2050. Pensar a futuro nos permite entender el espacio educativo como algo mutante, un espacio al que se le hacen modificaciones a medida que va pasando el tiempo para adaptarse mejor a sus necesidades. Trabajar por etapas permite llevar a cabo los trabajos de la fase, evaluar su impacto y tomar las decisiones de acuerdo a las nuevas demandas cada vez más atravesadas por la tecnología, la virtualidad y la inmediatez.

Balsamo Loto Bella

Contexto

El campus universitario forma parte de un Sistema de Lugares (Parque Sarmiento – Parque las Tejas – UNC.) De características similares, estos vacíos urbanos conforman el pulmón verde más importante del área céntrica de Córdoba. Éste se ubica, además, como remate de las Av. Chacabuco, Irigoyen y Poeta Lugones, importantes vías urbanas que estructuran y alinean varios equipamientos de la ciudad. De esta manera, el campus conserva una conexión con el tejido urbano en su perímetro norte, la cual se va haciendo más intermitente al este y al oeste, y casi nula en el perímetro sur. Este borde genera una frontera que no favorece esta conexión provocando la discontinuidad del tejido y de la trama urbana en este sector. Se puede decir que el campus universitario se sitúa como una isla dentro la ciudad.

Este aislamiento genera una enorme falta de vitalidad en Ciudad Universitaria. Las aulas desbordadas de los días de clases contrastan con los espacios verdes desiertos de los fines de semanas y las vacaciones. Este trabajo se propone encontrar un balance entre ambas situaciones: por un lado proponer una solución a la falta de espacio académico con una huella mínima en el espacio verde, y por otro propiciar acciones para que la ciudad de Córdoba entre la CU para lograr un mayor número y tipo de usuarios de este espacio. En todo momento se ensayará un sistema que pretende ordenar las preexistencias para vincularlas y sentar las bases para el crecimiento futuro.

Se propone así una re-funcionalización del campus universitario, desde su eje principal a la periferia, situando así una infraestructura urbana en lo que hoy es Enrique Barros, vía de importante valor paisajístico que estructura el campus universitario y lo conecta con la ciudad.

Foto: Gonzalo Viramonte

Materia

Los Objetos Arquitectónicos Incompletos se componen de una estructura y una materialidad organizada por un modulo de 3x3m. La primera esta compuesta por elementos filares, vigas y columnas metálicas que son el soporte principal a partir del cual se arman los steel decks en sus distintos niveles.
La envolvente se genera a partir de paneles auto portantes conformados por la suma de distintas placas, que responden a necesidades climáticas y funcionales.
De esta manera se logra una arquitectura modular, móvil y liviana ademas de una imagen permeable, etérea y de bajo impacto para el entorno.


Sistema

La pieza central de este sistema es una plaza lineal con subsuelo doble. Pensamos la placa-plaza como un espesor donde en la parte de abajo se alojarán los vehículos y los sistemas de gestión de recursos (energía, basura, agua, gas, etc) y en la parte de arriba se desarrollaran actividades, con varias instancias donde el arriba y el abajo se encuentran en topografías alternativas que alojan actividades populares, como por ejemplo un anfiteatro (Plaza de la Música) o una feria de alimentos. Es importante sacar al automóvil del espacio público, para humanizarlo (entendido como reemplazar a las máquinas por los usuarios) y a nivel pragmático, para mejorar la circulación y la calidad del espacio público que dejaría de estar plagado por estacionamientos. Este espacio público funciona como una plataforma de soporte y queda delimitado por los OAI.

OAI – Objeto Arquitectónico Incompleto
Funcionamiento: el objeto arquitectónico está compuesto por 4 piezas, cada una con una función determinada que al ser ensambladas conforman una unidad funcional. Se entienden como una arquitectura en constante cambio, incompleta, sensible a las distintas modalidades de enseñanza y requerimientos temporales del campus y sus facultades.
Espacialidad: El esquema propuesto de soporte nos permite, por un lado, alojar en ellos componentes duros, liberando las vigas paralelas y perpendiculares para una mayor flexibilidad de las actividades dentro de estas y por otro, despegar la arquitectura del suelo, liberando la superficie para circulaciones, verde y actividades extracurriculares.
Sustentabilidad: las distintas piezas del sistema cumplen una función determinada para garantizar la sustentabilidad del conjunto, así se logra captar el agua de lluvia en la placa, subsuelos, explanadas y terraza, para luego almacenarla en tanques ubicados en las bases de los soportes. En ellos también se almacena la energía captada por células fotovoltaicas.


Vínculos

A partir del eje preexistente nace nuestra intervención, convirtiéndolo en un foro universitario que reúne actividades curriculares así como de interés ciudadano, enfatizando el concepto de universidad pública y dando respuesta a los nuevos requerimientos para la educación. A partir de un centro consolidado, la infraestructura urbana se desarrolla hacia los costados, creciendo perpendicularmente hacia ambos extremos del campus. De esta manera la arquitectura reorganiza el espacio vinculando pre-existencias, actividades y usuarios. El nuevo modelo de campus se plantea como un híbrido entre ciudad formal y campus universitario.

La placa se segmenta en ámbitos que se relacionan entre sí y con entorno. Las elecciones de la sectorización se hicieron teniendo en cuenta las preexistencias mas cercanas que ya imponen una vocación a los lugares. De esta manera, el Area Institucional aparece cerca del Pabellón Argentina y el area Expo UNC se encuentra próxima a los edificios de la Facultad de Artes y al Teatrino. Como bienvenida al conjunto y enfatizando la conexión con la ciudad, ubicamos el Área de Información.


Investigación

“La ecología de saberes (…) consiste en la promoción de diálogos entre el saber científico y humanístico que la universi¬dad produce y los saberes legos, populares, tradicionales, urbanos, campesinos, provincianos, de culturas no occidentales (indígenas de origen africano, oriental, etc.) que circulan en la sociedad. A la par con la euforia tecnológica, ocurre hoy una situación de falta de confianza epistemológica en la ciencia, derivada de la creciente visibilidad de las consecuencias perversas de algunos progresos científicos y del hecho de que muchas de las promesas sociales de la ciencia moderna todavía no se han cumplido. Comienza a ser socialmente perceptible que la universidad, al especializarse en el conocimiento científico y al considerarlo la única forma de conocimiento válido, contribuyó activamente a la descalificación e inclusive a la destruc¬ción de mucho conocimiento no científico y con eso, contribuyó a la marginalización de los grupos sociales que solamente disponían de esas formas de conocimiento.” – Boaventura de Sousa Santos

El concepto de ecología de saberes del sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos fue central a la hora de desarrollar este proyecto que pretende funcionar de manera análoga a su postulado: si desde la institucionalidad deben legitimarse los saberes populares para vincular a la universidad con las necesidades sociales, desde lo espacial y arquitectónico debe vincularse el campus universitario de Córdoba con la ciudad que lo circunda. En pleno siglo XXI no es admisible que la Ciudad Universitaria siga funcionando a nivel territorial como una isla solo frecuentada por sus alumnos, de la misma manera que no puede alejarse de su rol social y político. Vemos en el eje que conecta Plaza España y Ciudad Universitaria una enorme oportunidad para esto suceda, para que empiece este intercambio ciudad/ campus universitario y sociedad/universidad.

Pensando en estos binomios, es importante detenernos en conceptos como la masividad de una universidad pública como la Universidad Nacional de Córdoba. La falta de espacio y de recursos es un problema innegable, pero como arquitectos sería como mínimo perezoso recurrir a medidas como el acceso restricto en lugar de pensar en espacios que puedan albergar esta masividad, porque gracias a esta es que la universidad tiene la oportunidad de funcionar como un verdadero motor social.

Prácticas Académicas

Ficha Técnica

Políticas de oficio, tradición e innovación

Luciana Bálsamo, Francisco Loto, Luciana Bella

Universidad Nacional de Córdoba

Arquitectura VI D

Arq. Taberna, Jorge, Arq. Etkin, Ana Titular: Barbaressi, Carlos

Universidad Nacional de Córdoba

Sexto - Tesis

01/06/2016

05/06/2017

Título completo: el espacio como formador de representaciones y prácticas: UNC 2050

Transformaciones, mutaciones, invenciones tipológicas: las nuevas demandas para la educación pública argentina.